Procasa celebra hoy su sorteo para los jóvenes con más candidatos

  • El Palacio de Congresos acogerá de nuevo este proceso, el tercero, a partir de las nueve y media de la mañana

La empresa municipal de Vivienda, Procasa, sortea hoy, a las nueve y media de la mañana, en el Palacio de Congresos, la tercera fase de viviendas para jóvenes. Este será el sorteo más multitudinario de los celebrados desde que se puso en marcha este programa.

Cada una de las fases ha tenido el mismo número de viviendas, medio centenar. Para el primer sorteo se admitió a 1.240 menores de 35 años, para el segundo a 1.195 y para este, a 1.432. Tan sólo uno de cada 28 jóvenes aspira a conseguir una vivienda.

De los 50 pisos, todos ellos situados en el casco histórico de la ciudad y repartidos en cinco fincas, uno se ha reservado para minusválidos. Estos son los aspirantes que más fácil lo tienen para hacerse con una casa, puesto que sólo han sido admitidos dos para el sorteo de viviendas.

Procasa describe cómo será el procedimiento que se desarrollará hoy en la antigua Fábrica de Tabacos. A las ocho de la mañana está previsto que llegue el notario, José Ramón Castro Reina, a las instalaciones municipales, para garantizar que no hay trampa ni cartón.

Habrá dos bombos, que por cierto no son los mismos que en las otras dos ocasiones anteriores, sino que se estrenarán hoy. La empresa contratada para esto sí que ha sido la de siempre: bombos.com.

En el primero se colocarán 1.430 bolas, las correspondientes al cupo general, y en el otro dos, las del cupo de minusválidos.

Cuando se inicie el procedimiento, que se podrá seguir a través de una pantalla, se sacarán 49 bolas con los números asignados a los solicitantes que se convertirán en inquilinos de la empresa municipal durante cinco años y después, si quieren, en propietarios. Después se extraerán otros tantos números para constituir un bolsa de reservistas: serán los adjudicatarios en el caso de que, por cualquier motivo, alguno de los primeros no pudiera optar a la casa.

A continuación se sacará un número del bombo del cupo de minusválidos, el del afortunado, y el otro solicitante quedará como reservista.

El proceso, según espera Procasa, no deberá alargarse demasiado. Los que vean cómo el número que se les asignó cuando se publicaron las listas definitivas sale de los bombos sabrán que han conseguido una vivienda en el casco antiguo de Cádiz, pero no cuál. Para esto, se celebrará posteriormente un segundo sorteo en el que se asignan las viviendas concretas dependiendo el número de componentes de la unidad familiar.

El sorteo que se celebra hoy cierra en todo caso la fase más pública de un proceso iniciado en diciembre del pasado año, cuando se cerró el plazo para que los interesados presentaran las solicitudes. Procasa recibió la documentación de 2.404 aspirantes e inició el proceso de análisis para ver cuáles cumplían los requisitos y cuáles no. Entre estos requisitos están el tener hasta 35 años de edad, estar empadronado en la capital gaditana y tener unos ingresos anuales ponderados comprendidos entre los 9.865,80 y 16.443 euros.

El pasado 30 de junio, la empresa municipal de vivienda dio a conocer el resultado: habían sido admitidos 1.405 aspirantes y el resto, 999, habían quedado excluidos en el proceso. También en esa fecha se abrió un plazo, de quince días, para que los que no estuvieran de acuerdo presentaran alegaciones. Tras recibir 89 de estas reclamaciones, Procasa las comprobó, con el resultado de que 26 personas pasaron de la lista de los excluidos a la de admitidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios