La Policía extrema la vigilancia ante un nuevo fuego intencionado

  • Subdelegación confirma que el incendio, en el número 14 de la calle Buenos Aires, sigue el mismo 'modus operandi' que los tres que se registraron hace trece días también en el casco histórico

Comentarios 3

Un nuevo incendio intencionado de madrugada en el centro histórico de la capital ha alertado a las fuerzas de orden público, que hablan de un refuerzo en las medidas de seguridad. Es el cuarto que se sucede en la misma zona en tan sólo trece días, después de los tres localizados en la madrugada del pasado 26 de junio. En esta ocasión, el fuego se localizó en el patio interior de la finca situada en el número 14 de la calle Buenos Aires, donde prendieron nada menos que cuatro cochecitos de bebé que quedaron calcinados.

Los hechos sucedieron en torno a las tres de la madrugada de ayer, cuando según los vecinos unos ciudadanos alertaron desde la calle de la presencia de fuego en Buenos Aires, 14. La rápida actuación de dos de los vecinos situados en el bajo permitió sacar a la calle un ciclomotor que se encontraba en el patio interior junto a cuatro cochecitos de bebé, que sí ardieron. Al tratarse de un espacio abierto al aire libre, el humo provocado por la calcinación de los cochecitos, que también afectó a la puerta de un trastero situado en el patio, no se propagó a las zonas comunes de la finca. No obstante, el resto de vecinos (entre los que se encontraban cuatro niños) se refugió de la cortina de humo en la azotea del edificio, teniendo que ser atendidos de leve consideración cuatro de ellos por personal del 061.

Al lugar de los hechos se trasladaron también efectivos de la Policía Local, Cuerpo Nacional de Policía y Bomberos. Estos últimos trasladaron tres vehículos y emplearon 150 litros de agua en sofocar el incendio (que es la cantidad mínima que se utiliza, según fuentes del Consorcio Provincial).

La Policía Nacional confirmaba ayer que el fuego había sido intencionado y que el modus operandi coincidía con los otros tres incendios registrados en la madrugada del 26 de junio, hace apenas dos semanas: se prenden objetos localizados en el interior de una finca o en la puerta de la misma, sin utilizar ningún producto inflamable, de madrugada y en el centro histórico.

La noche del 26 de junio se localizaron tres focos distintos en apenas una hora en otras tantas viviendas situadas en el número 17 de la calle Isabel La Católica, el 8 de Calderón de la Barca -a escasos metros del registrado ayer- y el 49 de Torre. Este último fue el más grave, pues obligó al desalojo de todos los vecinos de la finca y precisó del traslado al hospital de diez de ellos.

Por este motivo, fuentes de la Subdelegación del Gobierno han informado de que la Policía va a intensificar las actuaciones contra este tipo de sucesos, extremando la vigilancia y las medidas de seguridad en el centro de la ciudad. La investigación de estos hechos se sumará desde ahora a la que se venía realizando en los tres incendios anteriores, que aún siguen en marcha, contando en esta ocasión con el testimonio de un vecino.

La Policía Judicial es la que se está encargando de la investigación, a la que ayer se sumó también la Policía Científica, que se desplazó al lugar de los hechos. En el trabajo policial encaminado a esclarecer los hechos y encontrar a los actores de los incendios pasará ahora por la consulta a diferentes personas que pudieran haber visto algo extraño en la zona del incendio de ayer (como trabajadores de la limpieza que se encontraran a esa hora por la zona o vecinos de alrededor de Buenos Aires, 14). Precisamente, en este punto puede cobrar relevancia el testimonio aportado por un vecino de la finca colindante a la incendiada, que ayer ya prestó declaración en la Comisaría -según comentó a este periódico- y que aseguraba haber visto a una mujer de unos cuarenta años entrar y salir en la finca breves instantes antes de que se alertara del fuego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios