La Policía vigilará el cierre de los bares de noche en Manuel Rancés y Beato Diego

  • Vecinos de esas dos calles exigen al Ayuntamiento mayor control sobre el ruido que se genera a la salida de los establecimientos

Al fondo, el tramo de Manuel Rancés esquina con Beato Diego, donde los vecinos denuncian problemas. Al fondo, el tramo de Manuel Rancés esquina con Beato Diego, donde los vecinos denuncian problemas.

Al fondo, el tramo de Manuel Rancés esquina con Beato Diego, donde los vecinos denuncian problemas. / joaquín hernández 'kiki'

Comentarios 14

La Policía Local reforzará la vigilancia del desalojo de los bares de copas situados en las inmediaciones de la esquina de las calles Manuel Rancés y Beato Diego en los horarios de cierre, es decir, entre las 2:00 y las 4:00 horas los fines de semana. A esto se comprometieron ayer el concejal de Vía Pública, Martín Vila, y el superintendente de la Policía Local, Juan Manuel Padilla, con una representación de vecinos de la zona afectados desde hace años por problemas de ruidos en la calle a la salida de los establecimientos. Fue durante una reunión que mantuvieron ayer en la sede de la Asociación de Vecinos Murallas de San Carlos, solicitada por su presidente, Enrique Carril, en la que estuvo presente este periódico. También acordaron evaluar la efectividad de estas medidas en quince días.

Los vecinos más próximos a los bares de copas de Manuel Rancés y Beato Diego se quejan del "jaleo" que se forma en esa esquina, sobre todo los fines de semana, de madrugada. "Yo llevo meses sin poder dormir porque hay un bar donde no controlan la doble puerta de salida y donde se concentran decenas de jóvenes bebiendo, gritando, cantando y algunos hasta aporreando los bidones de basura. Hace años que vengo denunciándolo y no me hacen caso". dice uno de ellos. "No me acuerdo ya cuántas denuncias he puesto por eso y porque el equipo de sonido de uno de los bares rebasa con creces el máximo de decibelios permitido", añade mostrando una medición hecha en su propio dormitorio que no dejaría dormir ni con tapones en los oídos.

Algunos residentes se quejan de no poder dormir y de acceder con dificultad a sus casas

"A mi incluso me cuesta entrar o salir de mi casa porque se sientan en el escalón del portal y algunos hasta se molestan o responden sin ningún tipo de respeto cuando se les pide que, por favor, dejen paso", dice otro de ellos. "En General Menacho -relata una vecina de otra zona de la ciudad, aprovechando la presencia del jefe de la Policía Local- el problema es que están usando la puerta de un garaje como urinario público y nadie parece hacer nada contra esto".

"Si acabaron con la movida en Plaza España, en la Plaza Mina y en Muñoz Arenillas ¿no pueden hacer aquí lo mismo?", llegó a plantear uno de ellos. La situación que aseguran estar soportando es tal que estaban preparando una campaña de protesta, que de momento han suspendido hasta ver la efectividad de las medidas propuestas. Al contrario que en el penúltimo encuentro, ayer valoraron muy bien los resultados de la reunión.

El superintendente de la Policía Local explicó a los vecinos que en los establecimientos a los que se refieren se están cumpliendo los horarios de cierre, que tampoco se rebasa el ruido permitido -uno de ellos tiene el equipo de sonido precintado- y que el problema se ciñe al momento en el que la gente sale de los locales, ya sea para fumar o para irse. Juan Manuel Padilla también les recordó que en esta zona no es aplicable la conocida como 'ley antibotellón', ya que "no se trata de concentraciones de movida juvenil", y que la mayor parte de los efectivos están los fines de semana precisamente en las zonas donde se produce. En cualquier caso, propuso y asumió el compromiso de un mayor control en la zona.

Martín Vila, por su parte, les aclaró que el problema no es de falta de licencias ni de carácter urbanístico y les aseguró que desde Vía Pública están permanentemente pendientes de estos problemas y que cada vez que hay un atestado policial actúan según el protocolo previsto. "Trabajamos para garantizar la actividad hostelera y el descanso de los vecinos; cada vez que tengáis problemas, llamadnos", les dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios