Pocas gaditanas demandan la vacuna contra el cáncer de cérvix

  • Los farmacéuticos lo atribuyen al elevado precio y la falta de información

Comentarios 2

Las farmacias gaditanas apenas realizan dispensaciones de la vacuna del virus del papiloma humano, contra el cáncer de cérvix o cuello de útero, desde que estuviese disponible a final del pasado año. Esto es, son muy pocas las ciudadanas que deciden ponerse la vacuna, al menos, atendiendo a las ventas que del fármaco contabilizan las boticas. Se limitan a una o dos, o ninguna, en la mayoría de las farmacias y, en el mejor de los casos, a seis o siete en todo el periodo desde que se autorizara la venta.

Los farmacéuticos relacionan la escasa demanda al elevado precio y, a pesar de las campañas publicitarias realizadas desde el Ministerio de Sanidad, a la falta de información. A esta causa también lo atribuye el jefe de servicio del Hospital de Puerto Real, Rafael Comino, que afirma que el 50% de las mujeres desconoce qué es el virus y su relación con el riesgo de padecer cáncer. Otros sin embargo piensan que es posible que la demanda se esté canalizando de forma directa en los centros sanitarios privados.

En cualquier caso, tanto en las farmacias como en los centros sanitarios, lo que sí existe es cada vez una mayor inquietud e interés por el tema. Algo que se manifiesta en un progresivo aumento de las consultas al respecto que realizan las gaditanas.

En Andalucía tan sólo existe la fecha límite de 2010, fijada por el Gobierno central, para que la sanidad pública empiece a suministrar la vacuna en niñas de entre 11 y 14 años. Esto cuando que en el resto de España ya hay un buen número de comunidades autónomas que lo han introducido y otras que lo harán en breve.

Mientras tanto las niñas, como el restos de mujeres de más edad, tienen que financiar de su bolsillo un fármaco cuyo coste ronda los 150 euros cada una de las tres dosis que normalmente es preciso inyectarse. En concreto una de las dos marcas que hay en el mercado, Gardasil, cuesta 154, 86 euros, y la otra, Cervarix, 149,66 euros.

Precisamente ayer Rafael Comino, que además de ginecólogo del Clínico de Puerto Real es catedrático de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Cádiz, desarrolló una conferencia informativa en el Centro de la Mujer.

Como señala el especialista la duda más común entre las mujeres es cuándo hay que ponerse la vacuna. Es decir, si sólo es útil en chicas que aún no han tenido relaciones sexuales, ya que el virus se contrae de esta forma, o también puede servir de prevención a edades más avanzadas.

Al respecto Comino explica que, en principio, él recomienda a todas las mujeres hasta los 26 años que se la pongan. Eso sí, les insta a consultar previamente a su médico para que estudie cada caso particular. Así, señala que puede ser recomendable en mujeres más mayores dependiendo de los factores de riesgo como pueden ser los hábitos sexuales, pero también otras cuestiones como si la paciente es fumadora o realiza uso de los anticonceptivos orales por un periodo superior a cuatro o cinco años. Esto porque, explica el jefe de servicio de Ginecología, ambos son co-factores que contribuyen a desarrollar un cáncer a raíz del virus.

En referencia a los efectos secundarios, otra cuestión que preocupa a las pacientes, Comino señala que hasta el momento no se han descrito más que, en algunos casos, un leve dolor en la zona en que se inyecta la vacuna o algo de fiebre los primeros días.

En Cádiz se dan entre 40 y 50 casos de cáncer cervicouterino al año según los datos registrados en el Hospital Puerta del Mar. De hecho este es el segundo tumor más común en mujeres. En España, fallecen unas 600 mujeres al año por esta causa.

El virus del papiloma humano (VPH), que es el que evita contraer la vacuna, es la principal causa de los cánceres de cuello de útero. Además, es la enfermedad de transmisión sexual más habitual. Se han detectado hasta un centenar de genotipos de este virus, siendo unos 16 los más frecuentes y entre dos y cuatro, que son los que se incluyen en la vacuna, los que normalmente producen el tumor. El virus infecta las células del cuello del útero y en un 70% de los casos al cabo de los años tiene un efecto cancerígeno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios