La Patrona y el Diario, unidos porla conmemoración

La Virgen del Rosario, de la cofradía de los Morenos fue destruida en 1931. La Virgen del Rosario, de la cofradía de los Morenos fue destruida en 1931.

La Virgen del Rosario, de la cofradía de los Morenos fue destruida en 1931. / archivo diario de Cádiz

Nos días después de que este periódico viera la luz en junio de hace 150 años, por rescripto apostólico del 27 de junio de 1867, su Santidad Pío IX declaró Patrona de Cádiz a la Virgen del Rosario, ya que desde siglos atrás la ciudad profesaba gran devoción a esta imagen.

El 7 de octubre de 1867, Diario de Cádiz describió detalladamente los actos de la proclamación de la festividad de Nuestra Señora del Rosario, que fueron celebrados con entusiasmo en toda la ciudad. El Ayuntamiento pidió al vecindario que se engalanaran e iluminaran las viviendas por la noche y, como era costumbre en las grandes solemnidades gaditanas, se repartieron 2.000 piezas de pan entre los pobres.

Hace 150 años, la Virgen del Rosario fue declarada Patrona de Cádiz por Pío IX

El Excelentísimo e Ilustrísimo Cabildo eclesiástico, precedido de la banda de música del Hospicio, las insignias de todas las Hermandades y Cofradías, cruces parroquiales y una numerosa clerecía, presidido por el señor Obispo, salió a las tres de la tarde de la Santa Iglesia Catedral e incorporándose el Excelentísimo Ayuntamiento al pasar por frente a sus Casas Consistoriales, ambas Corporaciones se dirigieron unidas a la Iglesia de Santo Domingo, trasladando desde allí, procesionalmente, hasta la Catedral la imagen de Nuestra Señora del Rosario, cantándose solemnes vísperas y maitines con acompañamiento de la capilla, oficiando de Pontifical el señor Obispo.

Es la primera Virgen del Rosario coronada en España, por reunir todos los requisitos que determinan los cánones la Santísima Virgen, en la cual celebró de Pontifical el Ilustrísimo Prelado, quien finalizada la misa dio la bendición papal a los fieles. El sermón estuvo encomendado al elocuente orador sagrado doctor don Sebastián Herrero y Espinosa de los Monteros, canónigo de la referida iglesia y Provisor y Vicario General de esta ciudad y su Obispado. Por la tarde fue devuelta la venerada Imagen a su templo en igual forma y con el mismo acompañamiento que en la precedente, conduciendo las andas cuatro concejales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios