Patrimonio decide parar el derribo de Náutica hasta que Cultura se defina

  • Los arquitectos afirman que ahora lucharán por que se agilicen los trámites para que la Dirección General de Bienes Culturales opte por la catalogación y protección del edificio de La Caleta

Comentarios 2

Gran satisfacción entre los miembros del Colegio de Arquitectos de Cádiz y entre todos aquellos que defendían que se salvara todo lo salvable del emblemático edificio de Náutica. Patrimonio ha comunicado su decisión de paralizar el proyecto de derribo de la construcción ubicada frente a la playa de La Caleta.

Este organismo dependiente de la Consejería de Economía y Hacienda ha optado por rendirse ante la petición del Colegio de Arquitectos, capitaneada por su decano, Ramón Pico.

Patrimonio ha encargado a los responsables del Boletín Oficial de la Junta la publicación de esta orden de paralización de forma que la pelota queda ahora sobre el tejado de Cultura. La Dirección General de Bienes Culturales toma definitivamente las riendas del caso y será la que decida si se protege o no el bien.

Ramón Pico, decano de los arquitectos de Cádiz, habla de satisfacción y esperanza como muestra de su estado de ánimo una vez que han recibido la notificación por parte de Patrimonio sobre la paralización del proyecto de derribo. "Esto demuestra una gran sensibilidad por parte de la Administración en este caso y esperamos que el nuevo concurso dé como fruto un espléndido edificio para el siglo XXI".

A su vez, Pico muestra su esperanza de que, en cuestión de dos o tres meses, Cultura se defina sobre "la parte del edificio con más valor" para que las empresas que acudan al concurso puedan hacer sus planes sobre las zonas que se han de respetar. A pesar de todo, Pico es consciente de que la porción que habría que preservar necesitarán de un tratamiento para reforzarla estructuralmente.

Una de las bases que sustentaba la petición ahora atendida de los arquitectos de Cádiz era que este paréntesis que ahora dicta Patrimonio no afectaba apenas al proyecto final. El concurso convocado por la Consejería de Economía y Hacienda cuenta con una superficie con una edificabilidad de 15.000 metros cuadrados cuando ahora sólo cuenta la parcela con 9.000 metros edificables. Este cambio vendría de la mano del nuevo PGOU, aún sin aprobar. Todo esto hace pensar que no se podría haber tocado nada hasta que el nuevo plan urbanístico de la ciudad plasmara ya esa casi doble edificabilidad.

El proyecto sobre la futura ubicación de las sedes administrativas de la administración autonómica queda igualmente paralizado. A este respecto, Ramón Pico se muestra dispuesto a presionar para que el desarrollo de estas nuevas ubicaciones administrativas no se paralice por culpa del paréntesis del proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios