Pasado y presente de las casas y colegios del Rebaño de María

  • Una muestra recoge su historia, con motivo del centenario de la muerte de la fundadora

La exposición, en la casa de Costa Rica, 5. La exposición, en la casa de Costa Rica, 5.

La exposición, en la casa de Costa Rica, 5. / jesús marín

Comentarios 1

El origen de la orden de las monjas franciscanas del Rebaño de María y de todas las fundaciones, casas y obras sociales que reparten por España y el mundo se recoge en la muestra que atesora la hermosa finca de la calle Costa Rica, 5 en la que viven las hermanas. Alrededor de 30 paneles recorren la historia de esta congregación que fundó María Encarnación Carrasco Tenorio, de la que ahora celebran el centenario de su muerte, cuya vida y obra da contenido precisamente al primero de los paneles.

"Hemos recogido la historia de cada casa, desde que se fundó en 1887 la congregación", explica la hermana Rosario Raigón, quien señala que antes de esta casa a la que denominan "casa madre", la fundadora pasó alguna calamidad en otras anteriores, hasta que en 1879 la benefactora Dolores Aguirre Larrahondo donó la finca junto a todo el patrimonio que atesora.

En esta casa se consolidó el instituto, y también fue hogar, narra, antes de ver la divulgación de su causa por todo el país. "En los paneles se muestran fotos antiguas y actuales", señala mientras indica el de La Merced en Cádiz, "donde estuvieron y crearon una cooperativa, pues hacían ropa y la vendían para alimentar a las niñas".

Cada una de las casas tiene su propia historia, al evolucionar de forma distinta como colegio, residencia, hogar etc. Entre todas, recala en la de Ubrique, "donde permanece el colegio y la residencia, que es nueva", apunta, así como la de Trille, en Cádiz, "que continuó como casa noviciado, hubo internado, colegio y hogar de menores, que es lo que permanece".

Destaca la labor de las hermanas en época de la guerra en el Hospital de Monforte de Lemos, servicios que fueron solicitados en otros hospitales, cuenta. Así, la muestra exhibe imágenes del sanatorio de turberculosos de Chiclana, "que luego pasó a Puerto Real, antes de convertirse en clínico y de allí pasaron al sanatorio de Toledo".

Así, en Los Barrios se encuentra "el colegio, la residencia, que lleva 25 años , y el centro de acogida a emigrantes desde 1991. Ahora permanece como un punto de apoyo a emigrantes".

Pero también desarrollan un gran trabajo a nivel internacional, comenta con su acción en Lima, Perú y en Kenia, en 2012, "donde hemos creado un hogar para las niñas y se está haciendo una labor muy bonita".

La exposición, que permanecerá hasta noviembre, también muestra la gratitud hacia todas las personas que de algún modo u otro han colaborado en su causa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios