Cádiz 2012 La aportación de la Iglesia al Bicentenario

Parte del seminario se convertirá en un centro académico

  • El edificio del Obispado compartirá la labor de formación de futuros sacerdotes con un uso civil de la biblioteca, de gran valor, habilitando también una zona de hospedaje

Comentarios 12

El Obispado trabaja ya en uno de sus proyectos fundamentales de cara al Bicentenario, en cuya potenciación se quiere implicar de forma activa. La Iglesia contempla un proyecto de envergadura para el edificio en el que se ubica el seminario diocesano, en la calle Compañía. Quiere convertirlo en un centro académico para estudios e investigaciones.

La idea se sustenta principalmente en el valor que posee la biblioteca, que el Obispado quiere abrir a la ciudad para que estudiosos, académicos e investigadores consulten sus archivos. Pero sin perder el carácter de seminario, por lo que se entrelazarían la actividad formativa de los futuros sacerdotes de la diócesis gaditana y la labor académica de la biblioteca. Para ello, la gerencia de Patrimonio está trabajando ya en la realización del proyecto. La primera gran actuación sería la rehabilitación del edificio y su adaptación a las necesidades actuales y al nuevo uso que se le va a dar. En este sentido, desde Patrimonio se asegura que el inmueble goza de buena salud, necesitando pequeñas reformas y mejoras, pero no una rehabilitación integral de la estructura. Precisamente, la parte más dañada es la de la biblioteca situada en la segunda planta, que presenta hundimiento en el suelo y humedades en la viguería y la cubierta. De ello ha informado también recientemente el Ayuntamiento, como resultado de la inspección técnica realizada al edificio.

Con respecto al uso de las bibliotecas del Obispado (tres repartidas en distintos pisos del seminario), la intención es que se habiliten salas de estudio e investigación para facilitar la labor académica sin acudir al movimiento constante de ejemplares. Es decir, abrir el valor de los volúmenes con los que cuenta el fondo bibliográfico manteniendo el estado de conservación en las mejores condiciones posibles. Para ello, se habilitarán salas de estudio e investigación en la que trabajarán los académicos, que no accederán a las bibliotecas.

De ahí la importancia de una rehabilitación del edificio, en la que se incluiría la adaptación de estas salas y la instalación de todas las medidas de seguridad oportunas para seguridad de los fondos de la biblioteca. En este sentido, el Obispado señala que el uso no se va a abrir al público general, sino que se reservará para académicos y estudiantes de posgrado, que necesitarán de una acreditación previa para utilizar la biblioteca. Además, se va a instalar un circuito de grabación, un sistema de seguridad para el acceso a las instalaciones y se va a procurar la digitalización de aquellos ejemplares más importantes o más deteriorados. "Como en una biblioteca de relevancia cualquiera", apunta el delegado diocesano de Patrimonio, José Carlos García Solano.

Un aspecto añadido de la labor académica que se pretende en el seminario es la habilitación de salones para propiciar también la celebración de distintas jornadas y congresos vinculados al mundo universitario.

El segundo gran pilar de este importante proyecto que abandera la Iglesia gaditana y que culmina la apertura de la biblioteca a un uso más abierto y civil del que tiene en la actualidad es el de la creación en el inmueble de una serie de habitaciones en las que los usuarios de la biblioteca o los participantes de esas jornadas y congresos puedan hospedarse durante el tiempo que utilicen las instalaciones de la calle Compañía. Es decir, que para culminar el proyecto se va a ofertar además de unos fondos bibliográficos de importante valor y de unas dependencias en las que se puedan organizar seminarios y congresos relacionados con el mundo académico, una zona de hospedaje en el propio seminario.

En base a ello, el Obispado ha hecho referencia a la gran cantidad de espacio con que cuenta el edificio para acoger este proyecto y a la historia que acumula el propio edificio, que puede suponer un atractivo para el turismo académico. Además, esta iniciativa de habilitar una zona de hospedaje dentro de un seminario es algo que ya se practica en otras diócesis, como por ejemplo Santiago de Compostela.

La Iglesia demuestra con este proyecto su apuesta decidida en el desarrollo de la ciudad de cara al Bicentenario, "dotando a la ciudad de un elemento muy fuerte con un gran nivel cultural" como es la biblioteca del seminario.

Por tanto, esta será una de las aportaciones "a esa ciudad cultural que se quiere crear en el 12", comenta García Solano. De hecho, este proyecto por el que la labor del seminario se compartirá con el centro académico se hará realidad gracias al convenio que la Iglesia y la Junta de Andalucía van a firmar para la cesión del Oratorio de San Felipe Neri, con lo que el Consorcio del Bicentenario será el organismo que acometa la rehabilitación del edificio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios