Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

El Padre Marco corona de versos a María Auxiliadora

  • El triduo preparatorio concluyó ayer en San José, oficiando la misa Antonio Dorado

El padre Marco Antonio Huelga de la Luz se convirtió anoche en mensajero de la coronación canónica de María Auxiliadora. El sacerdote, párroco de San Jorge Mártir en Alcalá, desgranó un pregón en el que tuvieron especial protagonismo los niños, los enfermos, Manuel Caballero -"aquel salesiano que marcó mi vida y que un Viernes de Dolores de 1994 me llevó de su propia mano al Seminario"- y, como no, María Auxiliadora, que "será en tan solo tres días la exaltación apasionada de la Gracia".

La exaltación de Marco Antonio Huelga comenzó en torno a las nueve menos diez de la noche, una vez hubo concluido el triduo de coronación, que en la jornada de ayer estuvo presidido por el obispo de Málaga y anterior de Cádiz, Antonio Dorado Soto. En el transcurso de esta eucaristía previa al pregón, el Consejo de Hermandades hizo entrega de un rosario a la imagen salesiana, mientras que la hermandad del Rocío, radicada en San José, regaló una pulsera a la Virgen.

La espera para escuchar al pregonero no mermó de público el templo, que a la hora de la presentación por parte de José Francisco Trigo estaba repleto de devotos de María Auxiliadora y cofrades de la ciudad. Al acto también acudió la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, junto a los concejales Antonio Castillo, Juan Antonio Guerrero, José Macías y Jesús Tey; el director del colegio, Juan Carlos Pérez Godoy; el delegado de Pastoral de Salesianos, José Antonio Perdigones; la presidenta de la Asociación de Devotos María Auxiliadora; el presidente del Consejo de Hermandades, Miguel García, y varios de los miembros de la permanente; el ex presidente, Rafael Corbacho; y varios hermanos mayores, entre otras representaciones.

José Francisco Trigo y el Padre Marco volvieron a cruzar sus caminos en los atriles de las devociones gaditanas. Así, si en la pasada Cuaresma el pregonero de 2006 presentaba al de 2007, en la noche de ayer el pregonero de la coronación del Carmen presentaba al de la coronación de María Auxiliadora. "Son las cosas de la vida, Pepe", dijo en al inicio Marco Antonio Huelga.

La exaltación a la Virgen cobraba diversas vertientes anoche en San José. Así, a la vez que en el interior del templo se desarrollaba el acto, un grupo de acólitas ensayaba en el patio de la parroquia con ciriales y pértiga para acompañar a María Auxiliadora en su coronación. Mientras, el Padre Marco desgranaba "la bella historia de cualquier muchacho que haya crecido tras los muros de la casa y la familia salesiana".

Así, este joven sacerdote fue recopilando distintas dimensiones de la Virgen de María Auxiliadora, refiriéndose entre ellas a un "milagro" que sucedió un día después de su nombramiento como pregonero de la coronación, cuando "me abrumaba tanta responsabilidad". Ese día, en una visita a los enfermos del hospital, encontró en la cabecera de la cama de la primera enferma una estampa de María Auxiliadora.

Marco Antonio Huelga tuvo también palabras para las tres devociones de San José: La Divina Pastora, "esa devoción genuinamente gaditana", El Rocío, "Carne de nuestra carne hecha luz divina en Pentecostés", y María Auxiliadora, su festividad del 24 de mayo y la celebración por la que "en tan solo tres días será la exaltación apasionada de la Gracia".

El pregón concluyó con esta décima: He querido que esta historia/sea la historia del pregón,/la que lleva el corazón escrita ya de memoria./ Si alguien conoce la gloria/de fiel y dulce Señora/ya todo el pueblo te implora/y te espera coronada/el día de la Inmaculada/como Reina Auxiliadora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios