El Obispado 'tumba' Halloween

  • El delegado de Hermandades suspende los eventos anunciados por dos cofradías, indicando que es "la fiesta más señalada del calendario satánico".

Comentarios 15

No hay trato. Ni se aceptan trucos. El Obispado -y más en particular la Delegación Episcopal de Hermandades y Cofradías- parece dispuesto a plantarle cara a la celebración cada vez más extendida de las fiestas de Halloween. Una celebración disfrazada de un simple juego de niños, importada de América, pero que realmente es "la fiesta más señalada del calendario satánico". Así lo entiende el delegado de Hermandades, Juan Enrique Sánchez, que en los últimos días ha impedido que vayan a llevarse a cabo eventos organizados por dos cofradías con motivo de la fiesta de Halloween.

Las cofradías afectadas, según indicaba ayer el propio delegado de Hermandades, son las de Piedad y Despojado (esta última con un espectáculo infantil que iba a celebrar el próximo sábado y que iba a estar a cargo de la empresa Valle de Cuentos, con el objetivo de recaudar fondos para la acción social de la hermandad de Salesianos).

Juan Enrique Sánchez disculpa que la organización de este tipo de eventos "se haga por ignorancia", pero frente a esa visión de Halloween como "una fiesta inocente", una especie de "carnaval de otoño" en el que ataviarse con disfraces terroríficos, pone el acento el sacerdote gaditano en que Halloween es "la fiesta más señalada del calendario satánico", por lo que califica como "poco apropiado" que haya hermandades se sumen a esta celebración. "A nivel personal cada uno puede hacer lo que quiera. Pero a nivel institucional no", indica el delegado episcopal, en clara referencia a la representación que tiene cualquier hermandad en la sociedad, como asociación pública de la Iglesia.

"Los cristianos celebramos la Vida, somos hijos de la luz. Y no podemos por tanto ser partícipes de una fiesta frente a los santos, que propone monstruos y ese tipo de caracterizaciones", defiende Juan Enrique Sánchez.

Sánchez recuerda que Halloween toma su nombre precisamente de la jornada de víspera de la festividad de Todos los Santos (cuya traducción americana es All Hallows' Day) y alerta de la importancia que el mundo del ocultismo otorga al 31 de octubre, llegando a calificarlo como "el día más mágico del año, la víspera del año nuevo del mundo esotérico, la fiesta anual más importante para los seguidores de Satanás". Sumándose además a las campañas que la Iglesia está lanzando contra esta fiesta importada de América, el responsable episcopal de las hermandades pone el acento en acontecimientos y sucesos relacionados con rituales satánicos que esos días se han celebrado. "Suenan a películas de terror, pero hay testimonios muy reales de cosas que suceden estos días", comenta Sánchez, haciendo referencia ha declaraciones que han salido publicadas de una exsacerdotisa de una secta satánica de San Francisco (en Estados Unidos).

Por todo ello, insiste el delegado de Hermandades en que los cofrades "no deberíamos participar en eso", dando así calabazas a la fiesta de Halloween.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios