El Obispado reanuda el proceso electoral en la cofradía de la Borriquita

  • El decreto reconoce como censo de hermanos para el cabildo el vigente hasta el 31 de diciembre de 2006

El vicario general del Obispado, Guillermo Domínguez Leonsegui, ha dispuesto la reanudación del proceso electoral en la cofradía de la Borriquita, visto el informe presentado para la organización del cabildo de elecciones por el delegado diocesano, Manuel Cerezo.

En el decreto se recoge que, tras las gestiones realizadas, resulta muy difícil y complicado la elaboración de un censo de hermanos con las suficientes garantías, habida cuenta de las altas y bajas que, de manera un tanto arbitraria, se ha podido realizar.

Por ello dispone que, como censo de referencia para las próximas elecciones, se tenga el vigente con fecha de 31 de diciembre de 2006, añadiéndose aquellos que legítimamente se incorporaron durante el año 2007.

Asimismo indica que dicho censo se expondrá hasta el próximo día 31, para que cuantos hayan sido dados de baja indebidamente o tengan noticias de que han sido incorporadas altas contra derecho, puedan presentar con pruebas fehacientes las alegaciones a que haya lugar, ante el delegado diocesano.

Igualmente señala que para poder votar será necesario estar al corriente en el pago de las cuotas establecidas en la hermandad y que transcurrido el plazo otorgado, el delegado diocesano elaborará el censo definitivo con los hermanos con derecho a voto.

Por último añade que, por esta vez y como medida cautelar, queda suprimida la posibilidad del voto por correo, quedando sólo admitido el sufragio personal.

Fue el pasado mayo cuando el vicario general nombró al delegado diocesano para supervisar el proceso electoral en la cofradía del Domingo de Ramos, tras el informe realizado por el director del Secretariado Diocesano de Hermandades, Alfonso Caravaca, y los recursos, impugnaciones y denunciar presentadas por las dos candidaturas, una encabezada por el hasta entonces hermano mayor, Ignacio Ortíz Acero, y otra por Antonio Barrueco Muñoz, vocal del Consejo de Hermandades.

El estudio del censo de hermanos para el cabildo electoral es el que ha motivado el retraso en la reanudación del proceso, ya que Cerezo y su equipo han tenido que abordar tanto las altas como las bajas que se han producido en los últimos cuatro años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios