Nuevos robos mantienen en alerta a la Policía en un otoño negro

El otoño más complicado que se recuerda en cuanto a robos se refiere sigue engordando unas estadísticas desconocidas desde hace años. En el fin de semana se produjeron nuevos incidentes en la ciudad. Uno de ellos tuvo como escenario el restaurante El Fogón de Mariana de la calle Sacramento, que recibió -otra vez- la desagradable visita de los cacos. En esta ocasión se llevaron apenas calderilla que había en la caja, unos 60 euros, y cuatro jamones valorados en 800 euros que intentarán ahora colocar. La Policía advierte que recepcionar artículos robados es un delito también.

Además, el viernes se produjo otro suceso más peligroso en las inmediaciones de un supermercado de la zona de la plaza de San José, en extramuros. Un individuo entró a robar y cuando un empleado salió tras él en su huida este se dio la vuelta, lo encaró, sacó un cuchillo de grandes dimensiones que llevaba escondido en su cazadora e intentó apuñalarlo. Por fortuna no llegó a herirlo. La Policía aconseja siempre no enfrentarse con ladrones o atracadores, y simplemente prestar mucha atención a los detalles para poder ofrecer una completa descripción de los sujetos.

De momento este otoño está multiplicando por muchos los robos en establecimiento con respecto a los números que ofreció el año 2016.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios