Niños que reflejan bocas sanas

  • Los alumnos del Campo del Sur han aprendido a cepillarse los dientes gracias a la iniciativa de una madre

Las sonrisas han aumentado este curso en el colegio Campo del Sur. La causante de este lucimiento de dientes es la gaditana Lola Lavi de la Flor, una madre con mucha iniciativa que ha enseñado a los más de 200 alumnos de este centro público de Educación Infantil y Primaria a cepillarse correctamente los dientes.

Esta profesional, que trabaja en la clínica de ortodoncia de la doctora Mónica Bardi, decidió embarcarse en este proyecto por una simple razón: "Son muchos los ciudadanos con mala higiene bucal, no sólo niños sino también mayores. Y muchos de ellos tienen este problema porque no saben cepillarse bien los dientes. Por eso me propuse enseñar a los compañeros de mis dos hijos (mellizos de cinco años) a familiarizarse con el cepillo y a hacer un buen uso del mismo, pues ésa es la base de una buena higiene oral".

Dicho y hecho, aunque antes tuvo que recorrer un buen trecho. Primero, propuso la iniciativa a la dirección del centro, que aceptó encantada. Segundo, el colegio se inscribió en el plan de salud bucodental infantil 'Aprende a sonreír', de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, y obtuvo así kits de limpieza bucal para todos los alumnos. Tercero, Lavi se encargó de recopilar mascarillas, guantes y baberos por varias consultas dentales amigas. Y cuarto, se informó a los padres de los escolares del Campo del Sur del taller y se les pidió su implicación en el mismo.

Dar todos estos pasos llevó su tiempo, y la profesional no consiguió colocarse la bata y la mascarilla en el colegio hasta después de Semana Santa. Pero la espera ha merecido la pena. Ella se siente satisfecha y los pequeños han aprendido hábitos higiénicos y dietéticos saludables. "La experiencia ha sido muy gratificante. Los niños se han mostrado muy receptivos y ahora, cuando me ven por la calle, me aseguran que se lavan los dientes cuatro veces al día, después de cada comida", comenta esta vecina del barrio de Santa María, que incluso se plantea repetir la experiencia en otro colegio o con asociaciones de vecinos, aunque reconoce que este ejercicio le roba mucho tiempo: "Desde marzo he estado yendo varias veces por semana al centro para enseñar a los niños de Primaria y de Infantil a lavarse bien los dientes, y lo he conseguido atendiendo a uno por uno. A todos les he cepillado los dientes, la lengua y las encías durante tres minutos. Con ayuda de un espejo, ellos han visto como lo hacía yo y luego, solos, se han puesto manos a la obra".

El próximo jueves, Lola volverá al colegio para 'repescar' a los niños que anteriormente no pudieron asistir a su taller. A esos menores les dirá lo mismo que a sus compañeros: "El cepillado debe ser en redondo porque así cubre tanto los incisivos como las encías, y la limpieza de éstas es fundamental".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios