"Nadie tiene que morir de hambre"

  • El catedrático de Ciencias Económicas Arcadi Oliveres analizó la situación mundial en la conferencia que pronunció en el colegio marianista San Felipe Neri

"Hoy nadie tiene que morirse de hambre, porque es posible evitarlo", afirma Arcadi Oliveres (Barcelona, 1945), catedrático de Ciencias Económicas de la Universidad Autónoma de Barcelona, en cuya diócesis preside la ONG Justicia y Paz, que anoche pronunció en el colegio marianista San Felipe Neri la conferencia titulada "¿En que mundo vivimos?. Análisis de la situación actual", organizada por la comisión diocesana de la citada entidad.

Arcadi Oliveres manifestó que Justicia y Paz , que el año que viene cumple 40 años de su fundación en España, mantiene el mismo espíritu con el que nació en 1967, como fruto del Concilio Vaticano II.

En esa línea recordó que en 1968 trabajó a favor de la precaria situación de los derechos humanos en España, concretamente contra la pena de muere y a favor de la amnistía de los presos políticos, para más adelante crear opinión sobre el desarrollo en los países del tercer mundo, a favor de la condonación de la deuda externa de los países más pobres.

Asimismo señaló que a partir de 1971 abogó por la paz y el desarme, apoyando a los objetores de conciencia y luego a los insumisos al servicio militar.

En la actualidad la pobreza y la marginación en el mundo son el objetivo por el que continúa su trabajo, desarrollando desde siempre una intensa labor en la cultura de la paz.

Sobre el mundo actual, Oliveres destaca que el resultado de una hipotética radiografía ofrece la situación de un enfermo que se agrava, "por la diferencia entre ricos y pobre, que cada día se alejan más de los primeros".

En estas fechas previas a la Navidad, en las que predomina el consumo, Oliveres considera que "sería un buen momento para pensar en los más pobres y no abusar tanto de los recursos, favoreciendo la promoción del consumo responsable y la banca ética como formas de economía solidaria".

Sobre la situación de la pobreza en España indica que "otros países con menor desarrollo económico han repartido mejor la riqueza, que aquí está cada vez peor repartida, pese a que existen los suficientes conocimientos técnicos y científicos para corregirlos, pero falta organizarlos".

Aunque se confiesa optimista, tampoco cree demasiado en los políticos, "de Rajoy no me creo nada y de Rodríguez Zapatero algo, aunque tampoco me satisfaces, han pasado 25 años desde que en 1982 , con Felipe González en el Gobierno, se prometió la asignación del 0,7 %, lo que hasta ahora no se ha aplicado y vuelve a aparecer cuando llega la campaña electoral".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios