Mayor Oreja alerta contra la "España irreconocible" que pretende Zapatero

  • El ex ministro de Interior con Aznar asegura que el presidente busca una "unión temporal de empresas" con ETA para lograr una "sociedad sin valores"

Jaime Mayor Oreja hizo ayer en Cádiz un retrato más que inquietante de la España actual, la que gobiernan los socialistas y a la que éstos quieren convertir en una "España irreconocible" y "sin valores". Un ataque en toda regla al Gobierno de Zapatero y una descripción por la que él mismo se disculpó en tono irónico ante los presentes, por si alguno "no podía dormir bien" después de escucharle. El ex ministro del Interior y actual eurodiputado del Grupo Popular ofreció en el Casino Gaditano una conferencia bajo el título Un desafío para España, segunda sesión del curso actual del Foro de Cádiz, el espacio de debate patrocinado por Cajasol, el Casino Gaditano y Diario de Cádiz.

Mayor Oreja fue presentado por la jefa de la Obra Social de Cajasol, María Gómez, quien volvió a poner de manifiesto la intencion del Foro de convertirse en una cita importante en defensa de las libertades democráticas y de competencia. En cuanto al conferenciante, destacó los valores constitucionales que representa su persona.

Mayor Oreja quiso explicar de forma clara (y lo consiguió) su visión de "lo que está sucediendo en España y el porqué de este desasosiego que algunos tenemos". Ante un numeroso auditorio, quizá el más nutrido de todas las ediciones del Foro, se dispuso a contar "el porqué de esta deconstrucción nacional que caracteriza el actual momento político".

El eurodiputado se refirió a la negociación con la banda ETA, y dijo que ese diálogo "fortalece siempre a la organización terrorista y debilita a la democracia", sobre todo porque se da "en un marco de ofensiva nacionalista", todo lo cual delataría a la negociación como "una operación suicida para una nación". Mayor Oreja confesó que "nunca había sentido tanta inquietud" por el futuro de España, "aunque todavía hay mucha gente que no se lo cree" y que ante esta situación "mira para otro lado". "Comprendo que la gente prefiere que le cuenten cosas bonitas, pero yo hoy quisiera decirles la verdad de lo que pienso".

A los que piden recuperar la unidad frente a ETA, les contestó que sí, pero que "primero hay que recuperar la verdad de los que está sucediendo". Y lo que sucede es que "a partir del pánico que sintieron tras la explosión del Espíritu de Ermua, ETA se colocó en la vanguardia de una ofensiva nacionalista". Hizo Mayor Oreja una interpretación personal de las negociaciones con la banda, según la cual han sido tres: "la primera con el PNV en el Pacto de Estella, la segunda con Esquerra Republicana en Perpiñán, y la tercera con Zapatero. Tres treguas que nunca han sido gratuitas para España", dijo, y aseguró que el Gobierno de Aznar nunca negoció con ETA, "sino que fue un mero observador en las negociaciones entre el PNV y la banda".

El ex ministro del Interior usó una imagen de economía para describir a esas treguas y negociaciones como "uniones temporales de empresa, UTEs" en las que "cada uno defendía sus objetivos particulares, pero pactaban para conseguir esos objetivos". De todas formas, consideró que de esos tres intentos el más grave ha sido el último "porque lo hizo el presidente del Gobierno, si no como autor, al menos como ejecutor de un proyecto que busca que España se convierta en una sociedad sin valores, busca socializar la nada".

Aseguró Mayor que "sólo debilitando a la sociedad puede sobrevir el Gobierno del PSOE". Se trata de lo que él llamó "una segunda transición para aislar al PP". El proyecto socialista sería, así, "lograr una España irreconocible, a la vez que ETA busca su destrucción". Es ahí donde la banda y el Gobierno formarían también "esa UTE", esta vez con "el bloque gubernamental", es decir los nacionalistas que apoyan al PSOE.

Para Mayor Oreja, tras la ruptura de la tregua de ETA, en el proceso de negociación ahora estaríamos "en mitad de un proceso, como un descanso entre dos tiempos de un partido". "No me atrevo a predecir cuándo será el final de este intermedio, pero sí de que habrá un segundo tiempo en la medida en que Zapatero continúe en el Gobierno", aseguró. Expresó su convicción de que el presidente piensa volver a negociar con ETA : "Si no, el presidente debería solemnizar en el Congreso la ruptura del proceso, al igual que solemnizó su inicio".

Se extendió el eurodiputado en la descripción del primer tiempo de ese supuesto partido, en el que dijo que "se ha legitimado la negociación, porque se acostumbró a la gente a asumirla con normalidad". En el segundo, según Mayor Oreja, saldrán los "suplentes de lujo", es decir, los nacionalistas que extremarán sus posiciones y tratarán de conseguir la consagración del derecho de autodeterminación. "No podemos desaprovechar la presencia como presidente de Rodríguez Zapatero" sería la frase favorita ahora de los nacionalistas, según Mayor.

El conferenciante afirmó que en este escenario, a nacionalistas y Zapatero "les une sobre todos un elemento: les molesta, les perturba la nación española como cúmulo histórico de valores". Se trataría de "un proyecto inconfesable con una estrategia inconfesable, que les fuerza a la táctica de tratar de engañar en cada tiempo a una parte de la población española". En un momento en el que "se trata de que no hablemos de España", el futuro no es más esperanzador según Mayor, con un Zapatero "como mal administrador de la ofensiva nacionalista" y que sólo conseguirá "la gran chapuza nacional".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios