Una Magna de interior

  • Satisfacción generalizada por el mucho público que ha acudido a las iglesias a presenciar los besamanos que han homenajeado a la Patrona

La unión hace la fuerza. Las cofradías han vuelto a demostrar que juntas pueden llevar a efecto importantes proyectos que se traduzcan en éxito de público y de organización. Ha ocurrido a lo largo de la historia, y estos dos últimos días se ha evidenciado una vez más. El besamano magno convocado de manera extraordinaria con motivo del 150 aniversario de la proclamación de la Virgen del Rosario como Patrona de la ciudad ha sido todo un éxito, dejando entre los cofrades una generalizada satisfacción por el mucho público que se ha acercado a las iglesias y por el buen trabajo que, en general, han realizado las mayordomías.

Esto último seguramente sea uno de los principales aspectos a destacar del besamano que anoche cerró sus puertas en las 19 iglesias que se han sumado a la ruta mariana que Cádiz ha propuesto a propios y visitantes en este puente de agosto. En la práctica totalidad de los besamanos se ha evidenciado un importante trabajo en el que se ha querido cuidar hasta el más mínimo detalle; y en el que también se han dado muchas circunstancias para significar el carácter extraordinario de la convocatoria. Como exponer a las dos dolorosas del Perdón, o a las dos titulares de La Palma; volver a utilizar el manto de salida de Soledad de Vera-Cruz para su besamano veinte años después, exponer a Lágrimas de Columna en la capilla del Patrocinio, bajar de su hornacina a la Virgen de los Remedios de San Francisco, 'descubrir' la magnífica talla del Pilar; y tantos otros ejemplos que se han 'escondido' estos días entre imágenes de la Virgen, cirios y flores.

La afluencia de público es el otro gran dato a resaltar de este besamano. Especialmente en la tarde del lunes, donde las iglesias se llenaron de visitantes, muchos de ellos de fuera de la ciudad, lo que de alguna forma confirma el auge de esa especie de turismo cofradiero que ya lleva a las semanas santas a Fitur o a la presentación de grandes eventos como el de ayer en ciudades ajenas para propiciar esas visitas. El día festivo de ayer también ayudó a que el goteo en los templos fuera incesante a cualquier hora del día.

Estos dos aspectos, precisamente, son los que se destacan desde el Consejo de Hermandades (organizador de este besamano extraordinario, dentro del programa de actos conmemorativos del 150 aniversario del Patronazgo del Rosario sobre la ciudad). "El balance no puede ser más positivo. Primero por la gran afluencia de gente de fuera que han tenido los besamanos, y también muchísima gente de Cádiz. Y segundo por el extenso bagaje en cuanto a la configuración y estética de los besamanos que han demostrado las hermandades. Estamos encantados", valoraba a última hora de la tarde de ayer el vicepresidente en funciones del Consejo, Juan Carlos Jurado (al encontrarse el presidente, Martín José García, fuera de la ciudad). El besamano magno ha sido el último de los actos organizados por el Consejo con motivo del 150 aniversario de la Patrona, y también la última labor de la actual permanente de una institución que precisamente se encuentra en período de elecciones. "Ha sido un gran colofón. Estamos muy satisfechos con el trabajo que han realizado las hermandades", concluía Jurado.

La afluencia de público foráneo ha permitido, de alguna forma, dar a conocer el importante patrimonio religioso -y también de otro tipo- que tiene la ciudad. Tanto en lo visto en los besamanos, como en aquello que lo rodeaba (como imágenes cristíferas, retablos, iglesias y otros bienes que se han mostrado durante estos dos días a las miles de personas llegadas de muchos puntos de la provincia y de Andalucía). Otro de los aspectos positivos que deja este besamano.

Y no menos importante es el carácter benéfico que las cofradías han dado a esta convocatoria, solicitando a los asistentes la entrega de alimentos o de donativos en metálico para colaborar con comedores sociales de la ciudad y con Manos Unidas. Será en los próximos días cuando el Consejo haga recuento de todo lo que entreguen las hermandades para conocer el 'otro' alcance que esta cita extraordinaria ha tenido.

siguen los actos

Finalizados estos besamanos, la programación del 150 aniversario del Patronazgo del Rosario seguirá en apenas 13 días, cuando la Patrona sea subida a una embarcación en el puerto gaditano para ser trasladada a Puntales, iniciando entonces (el 29 de agosto) una peregrinación por prácticamente todas las parroquias de la ciudad, hasta regresar a Santo Domingo el 8 de septiembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios