La Junta necesita la autorización del municipio para la obra en la playa

  • Medio Ambiente reconoce que si el Ayuntamiento se niega a autorizar el cerramiento en Cortadura paralizaría las obras · De no ejecutarse ahora, el tramo marino del aliviadero se pospondría un año

Comentarios 4

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía necesita el permiso del Ayuntamiento de Cádiz para iniciar los trabajos del tramo marino del aliviadero de pluviales de Cortadura. Así lo aseguraron ayer fuentes de la delegación de Medio Ambiente en Cádiz.

Y lo necesita porque aunque la obra la acometerá la Consejería de Medio Ambiente, la planificación de la actuación prevé que la zona donde se desarrollarán los trabajos se señalice con boyas de marca en un ancho de 180 metros en el tramo marino y cierre un tramo terrestre de unos 50 metros de ancho. Durante las obras, el tramo terrestre delante de la salida del aliviadero estará cortado una semana a principios de julio y dos días en el mes de agosto, para así preparar la tubería que se instalará en el tramo marino una vez se drague la zona.

Sin embargo, y tras el anuncio de la actuación, el Ayuntamiento de la capital ha mostrado su firme rechazo a que las obras se ejecuten en plena temporada estival. Por ello, si el Consistorio de Cádiz decide negar la autorización para el cerramiento lograría paralizar las obras. En este caso, según fuentes de la delegación de Medio Ambiente en Cádiz, la obra del tramo marino del aliviadero de pluviales de Cortadura tendría que posponerse para junio de 2009.

La Junta argumenta que estos trabajos deben realizarse en verano por las condiciones climatológicas. La complejidad de la obra "requiere una maquinaria específica" así como trabajos precisos en el mar, por lo que el verano es "la época idónea" para la instalación de la tubería. Medio Ambiente indica que tampoco podrían realizarse el próximo mes de septiembre, pues influyen "los compromisos de la embarcación necesaria para la obra".

A pocos días del anunciado inicio de las obras, Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz, dijo al conocer la intención de la Junta que el Ayuntamiento utilizaría "todos los instrumentos legales en su mano para evitar las obras de un aliviadero de aguas pluviales que obligará al cierre de un tramo de la playa de La Victoria junto a la muralla de Cortadura". Se muestra contraria "porque se ejecutarán en verano, por respeto a los gaditanos y por la importancia de la playa para la economía de la ciudad". En aquel momento, la regidora aseguró que "si fuera necesario iniciar las obras por una cuestión de emergencia lo entenderíamos, pero la ejecución está pendiente desde 1994, han tenido tiempo de sobra".

El nuevo tramo marino forma parte de una actuación integral para dotar de tres aliviaderos de pluviales a la ciudad. Al de Cortadura se suman los de La Paz-Puntales y Santa María del Mar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios