La Junta alerta que el expediente de los chiringuitos llega fuera de plazo

  • La Delegación Territorial de Medio Ambiente intentará agilizar la tramitación de la transmisión de la titularidad tras recibir ayer la documentación por parte del Ayuntamiento

Imagen de uno de los chiringuitos que se encuentra en la playa de La Victoria. Imagen de uno de los chiringuitos que se encuentra en la playa de La Victoria.

Imagen de uno de los chiringuitos que se encuentra en la playa de La Victoria. / JESUS MARIN

Comentarios 3

Tras superar unos problemas que surgieron el pasado martes a última hora, el Ayuntamiento de Cádiz entregó ayer a la Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta el expediente con toda la documentación requerida para solicitar la transmisión de la titularidad de las concesiones de la ocupación del Dominio Público Marítimo-Terrestre a los propietarios de los chiringuitos. Un trámite que es más un medio que un fin, ya que el objetivo es que los hosteleros mantengan una relación directa con la Administración andaluza para poder pedirle la adaptación de los negocios al Reglamento General de Costas en dos sentidos: la apertura durante todo el año y la ampliación de las instalaciones.

Aunque el Ayuntamiento ha dado el paso definitivo tras meditarlo durante mucho tiempo, esto no asegura que los chiringuitos vayan a poder abrir durante el próximo invierno. De hecho, corren un serio peligro de no hacerlo ya que sólo queda una semana para que finalice el mes de noviembre. Con él, se cierra el plazo de permanencia de los chiringuitos de las playas de La Victoria y Santa María del Mar, un aspecto que se había salvado en los dos últimos años con permisos temporales.

Sin embargo, existe el riesgo de que en esta ocasión los establecimientos tengan que cerrar, ya que, según indicaron ayer fuentes de la Junta de Andalucía, la entrega de la documentación necesaria para el traspaso de la titularidad "está fuera de todo plazo". A esto, se suma que, una vez que se complete esta tramitación, los empresarios tienen que solicitar la modificación sustancial de las concesiones para conseguir la apertura durante todo el año y el aumento de la superficie, momento en el que se concedería una autorización provisional mientras que se completan definitivamente estos pasos.

La explicación de este hecho está en que en el proceso negociador en el que han participado el Ayuntamiento, la Junta y los chiringuiteros se estableció como tope máximo para la recepción del expediente en la Delegación Territorial de Medio Ambiente el 21 de septiembre. De esta manera, la Administración autonómica disponía de algo más de un mes para solventar el procedimiento con el que se conseguiría la transmisión de la titularidad de la ocupación del Dominio Público Marítimo-Terrestre, teniendo en cuenta que por contrato los dos chiringuitos de la playa de Cortadura -que son los primeros que tienen que desmontar- pueden abrir hasta el 31 de octubre. Sin embargo, este plazo no se cumplió por parte del Consistorio y las dos instalaciones ya no se encuentran en este espacio.

El Ayuntamiento informó, a través de una nota de prensa, que "ya está en manos" del Gobierno andaluz la información solicitada para comenzar el procedimiento para la transmisión de la titularidad. Este aspecto fue confirmado por las citadas fuentes de la Junta de Andalucía, que apuntaron que recibió a última hora de ayer el expediente solicitado.

Una vez que la Administración autonómica ya tiene en su poder la documentación solicitada, en primer lugar tiene que estudiar si ésta cumple con la hoja de ruta que se estableció en los diversos contactos que las partes han mantenido en las últimas fechas.

Tras comprobarse que la información facilitada se ajusta a lo pedido, la Junta solicitará un informe a sus servicios jurídicos sobre este procedimiento. Si no existe ningún problema con este estudio, la Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta procederá a informar favorablemente sobre el traspaso de la titularidad y se firmará con los propietarios de los chiringuitos.

Desde la Junta afirmaron que se va a intentar agilizar la tramitación "lo máximo posible", teniendo en cuenta que sólo queda una semana para evitar el cierre de los negocios. Sin embargo, debido a lo que supone este proceso, el Gobierno andaluz lo va a hacer de una manera "garantista" para que se cumpla con la ley, por lo que no será posible saltarse los pasos establecidos para acortar los plazos. Por todo esto, desde esta Administración, a día de ayer, no sabían si los establecimientos de Santa María del Mar y La Victoria iban a tener que cerrar durante el próximo invierno, lo que haría que no recuperarían su actividad hasta el 1 de marzo -en Cortadura no sería hasta el 1 de mayo-.

Por ello, estas mismas fuentes de la Junta aseveraron que un posible cierre de los establecimientos playeros "no es achacable ni a la Junta ni siquiera a la gente de los chiringuitos", sino que se deberá a la tardanza en la entrega de la documentación por parte del Ayuntamiento.

Estas mismas fuentes recordaron que las tres partes celebraron sendas reuniones los días 28 de junio y 5 de julio. En ellas, se acordó que la Junta debía tener toda la información el 21 de septiembre para hacer el trámite sin perjudicar a ningún establecimiento. Al no haber recibido la documentación, Medio Ambiente de la Junta remitió un escrito el pasado 23 de octubre para alertar al Ayuntamiento de que ya iba tarde para completar el procedimiento sin problemas y que no se hacía responsable de las consecuencias.

Tras firmar el alcalde, José María González, el decreto para incoar el expediente de los chiringuitos el pasado 3 de noviembre, la Junta recibió la primera documentación el día 8. Un día después, la Administración andaluza constató que la información estaba incompleta, por lo que volvió a requerir los documentos que faltaban mientras que se desarrollaron las inspecciones oportunas para comprobar que todo estaba conforme a la ley.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios