equipamientos | adiós a un abandono de 0 años

La Junta y la Universidad firman la recuperación de El Olivillo para Cádiz

  • El acuerdo para ubicar en el histórico edificio el Centro de Transferencia Empresarial conlleva una inversión de 5,2 millones de euros

  • Se espera que la obra esté lista antes del final de 2018

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez, el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, y el rector de la UCA, González Mazo. El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez, el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, y el rector de la UCA, González Mazo.

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez, el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, y el rector de la UCA, González Mazo. / julio gonzález

Comentarios 3

La Junta de Andalucía y la Universidad de Cádiz firmaron ayer el adiós oficial, con una inversión de 5,2 millones -4,5 millones de la administración autonómica y el resto de la institución académica-, al abandono de 30 años de un edificio singular y protegido: El Olivillo. Allí se ubicará el Centro de Transferencia Empresarial, que podría ser una realidad a finales de 2018, según las previsiones más optimistas, esperándose que las obras comiencen este verano. Gran noticia para una ciudad que tiene un desolador paisaje de edificios valiosos sin uso.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, presente en la firma del convenio, mostró su satisfacción por el acuerdo "como responsable del Gobierno y como gaditano" y manifestó que este Centro "creará, en torno al conocimiento y a la investigación, un capital científico y una capacidad técnica de la Universidad de Cádiz al servicio de la creación de empleo en la provincia". Igualmente, destacó que El Olivillo cumple "dos misiones", por una parte, "poner las bases para que la salida de la crisis sea sólida, con solvencia y anclada en las actuaciones que necesita esta provincia" y, por otra, "ayudar a resolver situaciones aún no resueltas como el caso del edificio", que se encuentra en una situación de ruina técnica.

Apuntó Jiménez Barrios que el proyecto se inscribe en la Iniciativa Territorial Integrada (ITI) cuya "orientación es poner las bases necesarias" respecto a la investigación, la innovación y el conocimiento "para que el desarrollo de la provincia tenga garantías de continuidad en tiempo y sostenibilidad". Asimismo, valoró que, con esta planificación, se está cumpliendo "el objetivo de ir poniendo Cádiz al nivel de otras provincias más adelantadas".

Quien firmó representando a la Junta fue Antonio Ramírez de Arellano, consejero de Economía y Conocimiento, que destacó la "importancia estratégica" del CTE para la provincia, generando la conexión entre el mundo del conocimiento, representado por una universidad con más de 1.000 investigadores como la UCA, y el tejido productivo, con el objetivo de impulsar a una economía competitiva e internacionalizada. Según el consejero "en Andalucía, un territorio con una fuerte presencia de pymes que no tienen una gran capacidad para el acceso a la I+D es esencial establecer estos puentes de forma que los centros de investigación respalden la actividad empresarial", un objetivo que está en el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (Paidi) 2020 y en la estrategia de especialización inteligente de la comunidad autóma RIS3.

La otra firma fue ejecutada por el rector de la UCA, Eduardo González Mazo, que valoró que este proyecto supone "una labor muy importante de la Junta, porque confía en la Universidad de Cádiz y se implica en el desarrollo socioeconómico de la provincia, pero también en la recuperación y rehabilitación de edificios que estaban casi perdidos en el casco histórico de la ciudad".

De la misma manera señaló que El Olivillo contribuye a que "la provincia de Cádiz esté cada vez más cerca de las otras provincias. Ahora tenemos un Centro de Transferencia Empresarial o un Instituto de Investigación Biomédica que otras provincias lo tenían desde hacía años".

El rector señalo que el plazo de de licitación de las obras acaba el próximo lunes. "Si todo va bien y no hay incidentes ni alegaciones la adjudicación de las obras debería estar la última semana del mes de julio y en agosto debería haber obreros en la zona", concluyó. La obra tiene un plazo de ejecución de 16 meses. La previsión es que el CET esté acabado antes del final de 2018.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios