la situación de las pensiones

Los mayores vencen al tiempo

  • Unas 5.000 personas participan en las dos marchas convocadas en la capital para reivindicar la subida de las pensiones y el futuro del sistema

Comentarios 8

Unión en el objetivo, pero desunión en las formas. A pesar de las discrepancias, la adversa climatología no evitó que los mayores, y no tan mayores, se lanzaran a la calle para defender el sistema público de pensiones y reclamar un sustento digno tras décadas de trabajo y la garantía de su futuro. Unas 5.000 personas, según datos de la Policía Local, participaron en las dos manifestaciones convocadas en la mañana de ayer. Ambas, aunque con un margen de tiempo para no cruzarse, acabaron ante la sede de la Subdelegación del Gobierno para dirigir el tiro hacia Mariano Rajoy.

En las dos marchas se notaron las diferencias surgidas por la guerra de banderas, que provocó que los sindicatos y la Marea de Pensionistas, partiendo estos últimos de la convocatoria de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, separaran sus caminos.

La Marea de Pensionistas eligió como punto de concentración la plaza de San Juan de Dios. La cita era a las 12 de la mañana, aunque mucho antes ya estaba el lugar bastante concurrido. Uno de los organizadores ya dejaba claro a los manifestantes que evitaran las provocaciones externas. "Somos independientes totalmente", exclamó ante el aplauso del gentío. La marcha salió con puntualidad, tomando la calle Pelota para recorrer buena parte del casco antiguo. La estrechez de esta vía hizo que hasta más de 20 minutos después del inicio no comenzara a andar la cola de la manifestación.

Manuel Benítez, uno de los asistentes, dejaba claro que con las acciones reivindicativas de las últimas semanas "por lo menos los pensionistas estamos dando bastante la cara". Este hombre justificó su participación porque "no sé ni cómo vamos a ayudar a nuestros hijos" ante las pírricas subidas y el aumento del coste de la vida.

María Luisa López, un trabajadora en activo en la actualidad, señalaba al resto de la familia para indicar que se lucha por "el futuro de las pensiones", además de resaltar la situación de las personas que "se llevan toda la vida trabajando y cobran una miseria".

Tras llenar las calles del casco antiguo, la manifestación finalizaba poco antes de las dos de la tarde ante la Subdelegación. Algunos gritos reivindicando el "éxito" de la concentración o que los sindicalistas "habían desistido" tras ver su poder de convocatoria y proclamas como "menos banderas y más lucha obrera" o "estos sí son pensionistas en acción" dejaban claro que las diferencias estaban latentes.

Por su parte, la comitiva de los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, también salió a las 12 de la mañana, pero desde Asdrúbal. Con un recorrido más corto y por un espacio más amplio, poco antes de la una de la tarde se finiquitó la protesta, en la que también participaron con sus banderas miembros del PSOE e IU.

"Con banderas o sin banderas: el pueblo unido jamás será vencido", exclamaba uno de los manifestantes de la cita sindical. "Hoy es un día con dos manifestaciones, pero los objetivos son los mismos", comentaba Lola Rodríguez (CCOO) al cierre de la manifestación, mientras que Francisco Andreu (UGT) también apuntaba sobre la fallida unión de las dos marchas que "lo hemos intentado hasta el último momento". Una desunión que deslució una lucha que es común.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios