Investigan una proteína que podría inhibir el mieloma

  • El grupo de investigación del Hospital Puerta del Mar que desarrolla el proyecto ha publicado sus conclusiones en la prestigiosa revista científica 'Blood'

Comentarios 3

Una de las preguntas por resolver en que más se centran los científicos en la actualidad es, qué es lo que ocurre para que de una célula inicial se formen todas las demás células que conforman el cuerpo humano. Esa es la pregunta, al fin y al cabo, que está en la base de la investigación, por ejemplo, con células madre.

No hace falta irse a prestigiosas universidades, hospitales o investigadores de otros países. En la Unidad de Investigación del Hospital Universitario Puerta del Mar está en marcha un proyecto que algo que ver tiene con estas incógnitas. En concreto, lo que han estudiado y conseguido definir aquí es el proceso de diferenciación por el que un linfocito B madura y se convierte en una célula plasmática cuya función es producir anticuerpos para proteger el organismo de infecciones bacterianas y víricas. Es decir, al entrar en contacto con el antígeno el linfocito se 'transforma' en una célula que es capaz de producir los anticuerpos específicos para hacer frente a dicho antígeno. Así lo ha transmitido Antonio Campos, que está al frente de este grupo de investigación gaditano.

Pero, ¿qué utilidad puede tener esto para la Medicina? Pues podrían, en un futuro y si las investigaciones llegan a buen término, encontrar una herramienta útil en la lucha contra un cáncer que en la actualidad tiene una alta tasa de mortalidad y difícil tratamiento, el mieloma (forma de cáncer de médula ósea en el que existe una proliferación anormal de células plasmáticas) .

Para entender cómo sería esto posible, hay que empezar por el principio. Hasta ahora se conocía que en el mecanismo de diferenciación o especialización de los linfocitos intervienen dos proteínas reguladoras, la denominada BSAP, existente en los linfocitos B, y BLIMP, que aparecen en las células plasmáticas como explica Campos. Hasta ahora se creía que la proteína BLIMP, 'apagaba' a la proteína BSAP, y entonces se desarrollaba la célula plasmática. Estos investigadores han descubierto que lo que ocurre realmente es que BSAP tiene que disminuir o caer para dejar de inhibir a BLIMP.

Conociendo este mecanismo, es decir, si se consigue regular la proteína BLIMP, sería posible hacer desaparecer a la célula plasmática cancerosa y por tanto combatir el mieloma. Así, consideran BLIMP1 como proteína oncosupresora, es decir, que impide que la célula se transforme en célula tumoral y de este modo un factor clave en el tratamiento de este tipo de cánceres.

Programas como este sitúan a los grupos de investigación del Puerto del Mar en primera línea y al nivel de importantes trabajos internacionales. No es nada despreciable que las conclusiones de esta investigación se hayan publicado en noviembre de 2007 en la revista científica Blood. Esto teniendo en cuenta que una manera bastante fiable de medir la validad de un estudio es ver la relevancia que le otorga la comunidad científica, el grado de aceptación que en esta tiene la investigación en cuestión. Y esto, queda claramente reflejado según cuál sea la revista en que se publica el descubrimiento. El prestigio de estas se mide por índice de impacto y Blood tiene uno muy alto, entre un diez y un 11.

No hay que perder tampoco de vista los tiempos en que se producen estos avances. El grupo de investigación del Puerta del Mar al que se ha hecho referencia, lleva trabajando con el linfoma B desde hace siete años. Y no sólo el tiempo y la paciencia cuentan, sino el dinero, pues todo lo que tiene que ver con investigación es muy caro. Aunque los profesionales no se quejan señalan que siempre haría falta más. Este programa en concreto suele contar con una financiación anual de 29.000 euros.

Tampoco deben olvidarse los nombres que hacen estas investigaciones posibles. El equipo actual de este grupo de investigación está constituido, además de por Antonio Campos, por Francisco Mora, Elena Reales, Luis Delgado, Nuria Pedreño y Eva Liñeiro, con la colaboración de José Antonio Brieva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios