Inmediata respuesta legal al precinto de una antena de telefonía móvil

  • Telefónica ha ido al juzgado contra la retirada de una instalación en Conte Lacave

El Ayuntamiento ya había advertido a los vecinos que en los últimos tiempos han protestado contra las antenas de telefonía móvil de que era complicado retirarlas, debido a la falta de competencias municipales medioambientales y sanitarias. Las empresas, además, no se quedan de brazos cruzados cuando les precintan las instalaciones, sino que van a los tribunales y no es la primera vez que le ganan una querella al gobierno municpal.

De hecho, según recordó ayer el teniente de alcaldesa delegado de Urbanismo, Ignacio Romaní, la mitad del articulado de la ordenanza municipal que regula la instalación de estas antenas no se podrá aplicar debido a que una sentencia las dejaba sin valor.

Por este motivo, el Ayuntamiento está intentando realizar unos expedientes muy cuidadosos para el precinto de las antenas y motivados en aspectos urbanísticos -como que se hayan realizado reformas ilegales para colocar el aparato- o bien en la proximidad de edificios como colegios. Este segundo motivo ha sido el esgrimido para precintar la antena del número 1 de Augusto Conte Lacave, por orden de 5 de marzo pasado.

Telefónica Móvil, como esperaba el gobierno local, se ha ido a los tribunales contra esta decisión y la denegación de licencia. Además, pide al juzgado que, como medida cautelar, se desprecinte la antena "debido la gravedad del asunto". La empresa argumenta que la instalación cumple los límites de emisiones establecidos legalmente y que cuenta con la autorización del Gobierno y recuerda que el artículo de la ordenanza en el que se basa el Ayuntamiento para retirarlo está impugnado.

Según el primer teniente de alcaldesa, José Blas Fernández, la empresa también pretende que el Ayuntamiento asuma la responsabilidad económica si se producen fallos en el funcionamiento de los teléfonos móviles en la zona derivados del cese de actividad de la antena.

El Ayuntamiento asegura que el precinto está bien justificado y que luchará en los tribunales para defender su decisión. Además, piensa realizar otras actuaciones similiares basándose siempre en motivos urbanísticos. Así, está elaborando el expediente contra una instalación que ha generado el malestar vecinal en Santo Tomás, buscando un motivo concreto que justifique el precinto. Romaní, reflexionó de que en este tema, como en tantos otros, se da la contradicción de que la inmensa mayoría de la gente quiere usar su teléfono móvil sin problemas de cobertura, pero nadie quiere una antena cerca de su casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios