La Marcha Verde sobre el Sahara deja paso a la diplomacia

Assan II, por televisión desde Agadir, pronunció un discurso insistiendo en que la Marcha Verde es totalmente pacífica y que se reiniciará definitivamente desde Tarfaya, donde están concentrados los marroquíes llegados desde diversos puntos del país. Afirmó que, pese a su promesa, no encabezará la expedición, porque considera que debe estar en Rabat.

Los ciudadanos marroquíes integrantes de la Marcha Verde sobre el Sahara están sufriendo las consecuencias de la escasez de agua y la fuerza del viento Siroco, hasta el extremo de verse obligados a beber agua del mar.

Entre tanto, las naciones Unidas han insinuado que podrían hacerse cargo del territorio mientras duran las negociaciones. El rey Hassan II de Marruecos, desatendiendo una urgente recomendación del Consejo de Seguridad de la ONU, hizo proseguir la dicha marcha entrando en el territorio. Al caer la noche, los 350.000 integrantes de la misma acamparon a unos cinco kilómetros de la línea defensiva española, por lo que el Consejo de Seguridad ha vuelto a reunirse.

Tras el regresó a Madrid de su viaje a la capital de Marruecos el ministro de la Presidencia, Carro Martínez, después de las conversaciones mantenidas en Rabat, las impresiones en círculos allegados al Gobierno del país alauita son bastante favorables a una posible solución del problema saharaui. Se ha anunciado que el rey Hassan II se dirigirá a su pueblo para hablarle de un probable cambio de la situación. A pesar de ello, la Marcha Verde siguió engrosándose y extendiéndose a lo largo de la línea defensiva española.

La decisión adoptada por el rey Hassan II de hacer regresar a Marruecos a los varios cientos de miles de marroquíes que invadieron el Sahara ha sido acogida con satisfacción en todos los círculos internacionales, ya que supone la eliminación de un punto de fricción que preocupaba desde que la Marcha Verde se puso en marcha y que pudo ser causa de un enfrentamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios