Hosteleros de la zona lamentan el cierre del Pemán

  • La ausencia de espectáculos este verano en el auditorio del Parque Genovés provocará pérdidas económicas a los bares, restaurantes y heladerías cercanas

Comentarios 12

El cierre del Teatro de Verano José María Pemán esta temporada supondrá pérdidas económicas para los hosteleros de las zonas cercanas al Parque Genovés, principalmente los establecimientos localizados en los barrios de El Balón y El Mentidero. La ausencia de espectáculos en el auditorio, debido a las obras en el aparcamiento de Santa Bárbara, evitará el goteo de público en bares y heladerías antes y después de acudir a los conciertos habitualmente programados. Los hosteleros dudan además que en este verano se inicien las obras, considerando que el Teatro Pemán podría haberse abierto.

"Lo vamos a notar porque aquí suelen entrar muchos espectadores antes y después de los conciertos. En días grandes como viernes y sábado, que son los que siempre acogían a la programación, vamos a dejar de vender", comenta Juan Chicón, del bar Serrallo en la plaza de El Mentidero. Chicón calcula que por su establecimiento pasaba un diez por ciento de los espectadores del Pemán. "En una hora podíamos atender fácilmente a cien personas", explica. De todas formas, y según este hostelero, las ventas dependían mucho "de la calidad de la programación puesto que las noches de Rocío Jurado o la Pantoja se notaban y mucho".

Junto al Serrallo está la heladería italiana Gelati Famosi. Su propietario, Alessandro Sala, habla de pérdidas "considerables". Recuerda Sala que siempre han sido muchos los espectadores del Pemán que han optado tras salir del teatro por tomarse un helado en El Mentidero. "Esperamos que venga gente que sustituya al público que vamos a perder", apunta.

Natalia, encargada de La Parra de Veedor, señala que "se nota siempre el movimiento de gente cuando hay algo en el Pemán y este año su cierre nos quitará algo de público". Aún así, Natalia estima que en los últimos años, y a pesar de que el ambiente veraniego se concentra en extramuros, "estamos notando que cada vez vienen más turistas a disfrutar del casco antiguo".

En la plaza del Falla, la pizzería Bella Italia es uno de los lugares donde recalaban muchas personas que asistían al Pemán. "Habrá pérdidas a buen seguro", estima el encargado, Rafael Saltares. Añade que la oferta de ocio en el verano de Cádiz "es conveniente repartirla para que no ocurran estas cosas".

Uno de los grandes afectados por el cierre es el empresario José María lado, que durante los últimos nueve años había gestionado la barra del interior del Parque Genovés. "Es un fastidio, pero habrá que esperar que lo pongan bonito y luego intentar recuperar la explotación", comenta Lado. Este hostelero afirma sin embargo que los beneficios de la barra dependen de los espectáculos. "Los conciertos de los artistas importantes suelen ser sin descanso y apenas se vende, pero con el flamenco y el Carnaval siempre nos ha ido bien", asegura.

El Pemán estuvo ocupado el pasado verano alrededor de veinte noches, un número significativo con el que se refuerzan los argumentos de los hosteleros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios