Hacienda sale de 'Halloween'

  • Inspectores de la Agencia Estatal Tributaria y Vigilancia Aduanera intervienen la recaudación de una discoteca de la Punta que celebraba una fiesta temática en la madrugada del 1 de noviembre

Comentarios 20

No hubo ni truco, ni trato. Sin embargo, los miles de jóvenes que en la madrugada del 1 de noviembre acudieron al "botellódromo" de la Punta de San Felipe, para celebrar la fiesta comercial de Halloween, han sido testigos de un suceso inesperado: la primera actuación oficial propiciada por la nueva legislación sobre delito fiscal, blanqueo de dinero y normativa tributaria y presupuestaria.

El lugar escogido por la Delegación de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria en Cádiz ha sido una conocida discoteca que no se había resistido a convocar una noche de fiesta con tal motivo. Parece sin embargo que, su sociedad propietaria habría estado haciendo trampas al fisco durante los últimos años, hasta el punto de haber superado la cantidad de 120.000 euros, cuantía mínima del delito fiscal perseguible.

El caso que es que la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) escogió el citado escenario y al mentado establecimiento para realizar la primera de las actuaciones contra el fraude fiscal, dentro de la campaña que anunció públicamente el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro Romero, el pasado 31 de octubre.

La operación se inició a las seis de la madrugada con participación de casi una veintena de inspectores de la propia AEAT y funcionarios del Departamento Administrativo de Vigilancia Aduanera, organismo dependiente de la anterior y encargado de la lucha contra el narcotráfico, el contrabando y el fraude fiscal. Este dispositivo actuó apoyado por agentes de la Policía Local de Cádiz, ya que las actuaciones de la Administración General del Estado se apoyen en las autoridades locales a efectos de clausura y revocación de las licencias de actividades hosteleras.

En el momento de la operación fiscal, unos 5.000 jóvenes abarrotaban la Punta de San Felipe, parte de los cuales pudieron ver la llegada al establecimiento en cuestión de los citados agentes fiscales acreditados con sus petos operativos de color reflectante.

Los funcionarios actuantes se identificaron ante el personal de la discoteca y requirieron la presencia del propietario a fin de serle notificado el embargo de la recaudación de esa noche cuya cuantía se estima que pueda rondar los 6.000 euros en efectivo, dado que existían cinco cajas registradoras abiertas en el local.

Por su parte, la Policía Local habría levantado un acta conjunta de la actuación aunque centrándose en las funciones encomendadas a dicho Cuerpo (control del aforo y denuncia si es superado, así como otros aspectos de la normativa municipal).

Aunque la discoteca cuya recaudación fue intervenida tiene capacidad para 3.000 personas, varios asistentes a la fiesta han cifrado entre 600 y 1.000 personas la cantidad del aforo en el momento de la actuación. Según estas mismas fuentes, los funcionarios fiscales y los policías locales fueron ordenando el progresivo desalojo del establecimiento que quedó completamente expedito sobre las siete menos cuarto de la mañana, momento en que se procedió a la formalización oficial del expediente de sanción a los titulares de la entidad.

La AEAT podría además proceder al precinto y embargo de los equipos instalados en la discoteca (16 robots Martin Mac para orientación de luces estroboscópicas, un cañón laser halográfico y un inyector de dióxido de carbono para generación de niebla artificial) para cobrarse el débito.

La entrada en vigor de la denominada Ley 7/2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude (Ley Antifraude) se ha producido una modificación del sistema operativo habitual, "para perseguir más eficazmente la lucha contra el fraude", según había declarado el propio ministro Montoro.

Concretamente el artículo 7 de dicha normativa, establece en su apartado cuatro que: "la gestión recaudatoria de las sanciones impuestas de acuerdo con lo establecido en este artículo corresponderá a la Agencia Estatal de Administración Tributaria, tanto en periodo voluntario como ejecutivo".

Asimismo, el epígrafe quinto dispone: "Cualquier autoridad o funcionario que en el ejercicio de sus competencias tenga conocimiento de algún incumplimiento de la limitación establecida en el apartado uno, lo deberá poner inmediatamente en conocimiento de los órganos de la Agencia Estatal de Administración Tributaria".

Curiosamente, la propia publicidad de la discoteca, que ha venido celebrando esta fiesta comercial durante los tres últimos años e incluso ha colgado publicidad y videos en las redes sociales ha constituido aviso suficiente para la AEAT, que determinó el cumplimiento de la actuación fiscal a tenor de las órdenes impartidas por el Ministerio de Hacienda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios