OBITUARIO

Adiós a la niña grande

  • La Viña, que era su casa entera y, en definitiva, Cádiz, pierde a uno de sus personajes más populares

Una imagen de la 'Uchi', en 1993. Una imagen de la 'Uchi', en 1993.

Una imagen de la 'Uchi', en 1993. / Joaquín Hernández Kiki

Comentarios 10

Ausencia y vacío ante el supermercado. En la cafetería La Esquinita de la Palma. En la iglesia, a la que tanto acudía para ver a su Virgen chiquitita. En toda La Viña. El barrio caletero despertaba ayer con un golpe en el corazón. María del Carmen Gutiérrez Carrera La Uchi había fallecido de madrugada en su domicilio de la calle Cristo de la Misericordia, 7, repentinamente por un infarto a los 60 años de edad. La Viña, que era su casa entera y, en definitiva, Cádiz, perdía a uno de sus personajes más populares. Esos capaces de formar un taco o de enternecer al mismo tiempo. O de asustar a todo un presentador de la BBC que rodaba un documental en El Manteca.

Para el recuerdo quedarán sus pedaleos y las vueltas sobre su legendaria bicicleta imitando la sirena de la policía. Niña grande de chándal blaugrana que no consentía que se metieran con su Barsa. Y gran devota de la Virgen de la Palma, de María Santísima de las Penas y del Cristo de la Misericordia. En el templo palmero protagonizó impagables anécdotas gracias a su espontaneidad.

Su popularidad le llevó a protagonizar numerosas coplas de Carnaval. Ya en 1982, la comparsa 'Los pimpis de Cai' le dedicaba un cuplé. Y el coro de Julio Pardo y Antonio Rivas 'La tienda de la cabra' (1993) hacía lo propio con una letra firmada por Juanma Canseco, asegurando que el ciclista chiclanero Moreno Periñán, que meses antes había ganado una medalla de oro en la Olimpiada de Barcelona, no era capaz de "coger a la Uchi en contrarreloj por los Callejones".

La noticia corrió por las redes sociales desde muy temprano. En La Viña, nadie podía creerlo. El día antes andaba por La Palma. Unos dicen que resfriada. Otros, que había sufrido un mareo. Pero nada que pudiera ser considerado como un claro preámbulo de su muerte. Viñero como ella, el alcalde de Cádiz, José María González, mostraba su pesar en una nota oficial emitida desde el Ayuntamiento. "Se marcha una de las sonrisas eternas de la ciudad. Una persona querida por todas las gaditanas y gaditanos", destacaba. Además, afirmó que "la ciudad está de luto por una vecina que representaba una forma de entender la vida en La Viña".

La capilla ardiente quedaba ayer instalada en el tanatorio de la Zona Franca. Hoy se celebrará el sepelio a las diez de la mañana. Descanse en paz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios