Examen en marzo con los deberes hechos

  • José de Mier concluye, con las próximas elecciones generales, su mandato al frente del Consorcio

Comentarios 1

"Los que somos interinos, nos toca examinarnos". Nombrado por el Gobierno, el puesto de Delegado del Estado en la Zona Franca, que José de Mier ocupa en Cádiz desde hace cuatro años, dependerá del resultado de las elecciones del próximo mes de marzo. Con el final de su, presumiblemente, primer mandato a la vuelta de su esquina, De Mier realizó ayer balance, mientras saboreaba un café con churros con la prensa.

Político de raza, cuya experiencia de décadas de servicio al ciudadano se deja notar en su comportamiento cívico, donde prima más el interés común que el afán por mantenerse en el sillón oficial, y en su trato con el prójimo, José de Mier puede estar más que satisfecho con el resultado de cuatro años de trabajo más que intenso en la Zona Franca de Cádiz.

Ayer, él mismo reconocía que llegó al despacho dejado por Miguel Osuna, y antes por Manuel Rodríguez de Castro, sin saber qué se iba a encontrar. Y ha tenido que dedicar "dos años de gestión intentando aclararnos, viendo auditorías". En definitiva, poniendo en orden un Consorcio que vuelve a ser uno de los emblemas de la economía gaditana, trabajo en el que se ha podido centrar en la segunda mitad de su primer mandato.

"Ahora las cosas están en su sitio. Quality Food se ha resuelto; la mano de obra, que es lo que nos preocupaba, está sin problemas. Se ha cambiado por Ybarra, Mercadona y Caladero. Y Rilco está ya únicamente en el plano judicial. Lo que empezó muy lento, el rodillo de la Justicia permitirá poner las cosas en su sitio", resume con esperanza.

Cuatro años de duro trabajo: participando en obras muy 'gaditanas' como el nuevo estadio y, sobre todo, el nuevo hospital, y en otras de inminente calado general: las nuevas fuentes de energía, la remodelación del polígono exterior... Todo con el objetivo de que "en cuatro o cinco años" el Consorcio gaditano pueda funcionar como un consulting muy especializado dentro de una sociedad muy competitiva".

Con todo, en las palabras de ayer de José de Mier se deja entrever que de lo que parece estar más satisfecho es del logro de haber conseguido que "la Zona Franca cada vez está más integrada en la ciudad y cuenta con una mejor opinión por parte de los gaditanos". Servicio público, al fin y al cabo.

Mirando ya al 2008, lo califica De Mier como un año "trascendental", especialmente en las relaciones que mantiene con los ayuntamientos. Cádiz, Puerto Real, Algeciras... se están viendo beneficiados por la capacidad inversora de la Zona Franca. Se muestra el delegado del Estado "muy optimista por el futuro económico de la Bahía de Cádiz", no sólo por lo que se ha anunciado públicamente "sino también por lo que sé y no se puede comentar". Y fue muy claro utilizando un ejemplo: "En los tres primeros años (al frente del Consorcio) no venía ni el pupa. Sin embargo, en el último año no es rara la semana en la que se presentan aquí empresas interesadas por los proyectos que se preparan en la Bahía y en la provincia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios