Educación asume que no hay alternativas para San Felipe

  • La Consejería considera inviable cerrar este colegio a pesar de ser esencial para el plan original del Memorial de las Libertades, que se conformará con el Rosario

La petición de un grupo de ciudadanos para encontrar una alternativa que permita ubicar el Memorial de las Libertades, que promueve la Junta como equipamiento esencial de cara al 2012, en la sede del colegio San Felipe, junto al Oratorio, sin que el alumnado de este centro público vea mermada la calidad educativa que recibe, tiene difícil solución.

La Delegación Provincial de Educación asume que la peculiar configuración del casco antiguo de la ciudad impide localizar un solar donde levantar un colegio alternativo, a lo que se le une también la dificultad de trasladar a los alumnos a otro edificio ya construido, tanto de forma permanente como de manera provisional.

"Cádiz no dispone de alternativas. Ya quisiéramos nosotros", afirma a este diario el delegado provincial, Manuel Brenes, que recuerda que el Instituto Cornelio Balbo se ubica en los terrenos del Náutico "porque no existía ninguna alternativa".

Los colegios públicos actualmente en uso tienen una ocupación que dificulta el traslado de alumnos de otros centros. Aunque en los últimos años se ha producido un descenso generalizado en las matriculaciones, centros como Carlos III o Josefina Pascual mantienen un ratio de alumnos por aula de 25; el que menos, el Santa Teresa, ronda los 22-23.

La posibilidad de trasladar a los jóvenes de San Felipe, un centro que también mantiene un ratio de 25 estudiantes por clase, a otro edificio que pudiese adaptarse a usos educativos también se rechaza con rotundidad por parte de la Delegación. Los dos inmuebles que se han mencionado como alternativas en las últimas semanas no están preparados para convertirse en centros de Primaria: el Instituto del Rosario (donde la Junta pretende instalar el Memorial) "no reúne las mejores condiciones", además de ser más pequeño que San Felipe, y la Náutica, junto a La Caleta, se considera que está "en muy malas condiciones". A todo ello se le une el incumplimiento en ambos casos del decreto de mínimos por el que se rigen los nuevos centros de Primaria en cuantos a instalaciones. También se considera inviable reutilizar el viejo Arbolí otra vez como colegio porque "en el mismo se han realizado inversiones muy elevada para adaptarlo a Escuela de Danza". Todo ello se une a la necesidad de mantener los centros en un radio de acción relativamente cercano a la comunidad a la que atiende.

"Como gaditano me encantaría encontrar una solución porque el Bicentenario saldría ganando, pero es una operación muy complicada". La posibilidad de levantar un centro de nueva planta en los terrenos que deje la Facultad de Medicina en Fragela, si finalmente se reubica en Puntales, también es una propuesta difícilmente asimilable por parte de Educación, tanto por su coste como por su complicada ejecución al ser los plazos muy justos.

A la vez, Manuel Brenes resalta que su departamento nunca ha recibido comunicación por parte de la Junta sobre la intención de utilizar el colegio de San Felipe para su conversión en el Memorial de las Libertades. El proyecto original planteaba unir este inmueble con el Museo de las Cortes y el Oratorio.

Son las administraciones locales las que tienen que ofrecer a la Consejería de Educación el suelo o el local para ubicar un centro educativo si este se destina a aulas de Primaria, como pasó recientemente con la nueva sede del Carola Ribed, en los terrenos de Varela. En los últimos años la Junta ha cerrado una decena de centros escolares ante el acusado descenso de la población.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios