"ETA está en fase terminal, pero puede dar un zarpazo"

  • "Pese a los momentos difíciles, veo el futuro de España con esperanza, una virtud cristiana que debemos de tener junto con la paciencia y un corazón alegre"

"ETA está en fase terminal, en su último periodo, aislada, pero puede dar un zarpazo gravísimo", afirma Carlos Dívar Blanco, presidente de la Audiencia Nacional, que estuvo ayer en Cádiz, invitado por la Asociación Gaditana de Amigos de Tierra Santa a pronunciar la conferencia Por amor a la tierra del Señor, que llenó el salón de plenos del Ayuntamiento.

Carlos Dívar (Málaga, 1941) se declara congregante mariano, adorador nocturno y amigo de Tierra Santa, a la que ha visitado en treinta ocasiones, y desde su convicción cristiana declara que "pese a los momentos difíciles, cuando parece que todo se va a caer, yo veo el futuro de España con esperanza, un virtud cristiana que hay que tener junto con la paciencia y un corazón alegre, porque siempre viene la calma".

El magistrado, que ocupa desde 2001 la presidencia de la Audiencia Nacional, tribunal al que califica como "especializado y no excepcional", y en el que desarrolla su carrera profesional desde hace 28 años, recuerda que las víctimas del terrorismo llegaron a ser centenares en los años 80, una cifra que se ha reducido de manera sensible.

Testigo excepcional de la lucha contra el terrorismo de ETA y de los avances en esa materia, gracias a la colaboración internacional, sobre todo con Francia, destaca al respecto "la ayuda que nos presta actualmente Francia, que ha dejado de ser el santuario de ETA, aunque es posible todavía un gran zarpazo".

Carlos Dívar, cuyo padre fue juez en Cádiz, donde vivió sus primeros dos años de vida, cita como muy peligroso el terrorismo islámico, "que ha sorprendido a los Estados Unidos y Europa, porque posee métodos distintos, ya que tiene mucho de fanatismo" , centrándolo especialmente en Argelia y Marruecos.

El magistrado, el más antiguo de la Audiencia Nacional, que ingresó en la carrera judicial en 1969 y que ha ejercido en lugares tan dispares como Castuera (Badajoz), Durango (Vizcaya) y Orgaz (Toledo) para luego, ya como magistrado, ejercer en San Sebastián y pasar después como magistrado juez central al número 4 de la Audiencia Nacional, apunta que "ese terrorismo puede ser el gran peligro para el futuro y hay que combatirlo desde la prevención internacional".

Carlos Dívar, que el pasado año fue distinguido junto al juez francés Jean-Louis Bruguiére, vicepresidente del Tribunal de Grandes Instance de Paris, con el Premio Diálogo a la Amistad Hispano-Fancesa, en reconocimiento de su importante papel en la mejora de las relaciones entre Francia y España, concretamente por su colaboración en el campos de la Justicia a través de la fundamental lucha contra el terrorismo, apunta que ante el nuevo modelo de terrorismo "es básico que ningún terrorista se quede impune, esté en el país que esté".

Por su parte, anima a visitar y peregrinar a Tierra Santa, "que es la parroquia de todos los cristianos, y ayudar a los que viven allí, con la aportación económica y con la oración".

En cuanto a la seguridad para los que acuden a la tierra del Señor, Carlos Dívar resalta que los franciscanos custodios de los Santos Lugares nunca han tenido ningún problema, "porque Dios concede esa gracia de estado a los peregrinos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios