Doble canasta, en Cádiz y Pekín

  • Los ciudadanos chinos que residen en la capital gaditana siguen con interés las Olimpiadas. Ayer por la mañana, el duelo de las selecciones nacionales española y china en baloncesto dividió sus corazones

El Lejano Oriente se ha colado en nuestras vidas: la televisión muestra en todo momento, ya sea en el bar o en el salón de cualquier casa, cómo transcurren los Juegos Olímpicos de Pekín (Beijing) 2008. Y un país, China, cuya imagen asociábamos hasta no hace mucho tiempo con dragones y la Gran Muralla, pero que, tras décadas de duro trabajo, ha conseguido que nos familiaricemos con su gastronomía y sus productos. Según el último Padrón Oficial, realizado el 1 de enero de 2007, en la capital gaditana están registrados 89 chinos. Y nadie mejor que ellos para que conozcamos cómo viven las Olimpiadas, desde el exilio, los ciudadanos del Estado más poblado del mundo.

Rong Fei Xiang, que regenta un bazar en la calle Nueva, lleva dos años en Cádiz. En este tiempo dice que su país "ha dado grandes cambios" y dice sentirse "muy asombrada" por las imágenes que observa por televisión. Aunque reconoce que quiere la victoria de sus compatriotas en la mayor parte de deportes posibles, se alegra del triunfo de cualquier español. "Tengo el corazón dividido", manifestó, pese a que no pudo esconder su disgusto con el equipo de baloncesto, después de que sus paisanos fuesen derrotados ayer por la selección española. "Mi país lleva preparándose desde hace tres años para este acontecimiento", reconoce Rong, quien espera que el evento acerque un poco más a los gaditanos la forma de vida del gigante asiático.

Los Juegos también están siendo muy seguidos por Carlos Zhou Xiang, nacido en Huelva pero de ascendencia china. Carlos, que trabaja en el restaurante El Buda Feliz, preguntó por el resultado del partido de baloncesto. Tras conocer la victoria del conjunto de Aíto García Reneses no sabía si mostrarse "feliz o disgustado".

La comunidad china asentada en la ciudad de Cádiz admite encontrarse "muy adaptada y feliz" en España aunque, como afirma Rong, sigue echando de menos su hogar. A pesar de ello, la retransmisión de las Olimpiadas les acerca de algún modo a la capital de su madre patria para recordar los días que habitaban en aquel lugar.

La potencia asiática, que ha invertido un elevado presupuesto para cautivar al mundo entero, desea cambiar la percepción que los occidentales tenemos de este país, aunque Rong sigue considerando que la imagen que muestra China no es la más adecuada pues "no muestra la realidad en la que viven muchos de sus ciudadanos". A pesar de todo, espera que el éxito sea el protagonista de esta edición de los Juegos Olímpicos.

Lo que queda claro es que el deporte, una vez más, ha unido a dos pueblos que, alejados por miles de kilómetros, cultura, gastronomía y husos horarios, comparten el espíritu olímpico y el cariño por deportes como el baloncesto o el judo. Que gane el mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios