Distintas formas de ganarse el pan

  • Jóvenes gaditanos arriesgan su dinero y el de sus familias emprendiendo un sueño, el de triunfar en los negocios con sus propias empresas, dejando a un lado la seguridad que ofrece trabajar para otros

Félix Jiménez y Feliciano Bueno son dos jóvenes gaditanos que han fundado una empresa por internet para vender ropa. Ambos estudian Empresariales en la UCA y comparten su amor por la moda. Dos chicos que se han arriesgado, que han puesto en juego su propio dinero y el de sus padres para intentar hacer realidad su sueño, vivir de la moda. Félix comenta entusiasmado que una firma de moda australiana con la que colaboran los había invitado a acudir a un desfile en París. "No sé si podremos ir porque supondrá muchos gastos, pero es el tipo de cosas que te hacen seguir adelante, que te hacen dejar a un lado las dificultades y las ganas de dejarlo, y te permiten continuar".

Como estos dos, otros jóvenes gaditanos han decidido emprender su propia aventura empresarial. "En Cádiz hay cada vez menos trabajo, y creando una empresa se crean puestos, cosa que no sucede si eres dependiente, hay que arriesgarse, si no la ciudad acabará hundiéndose", comenta Félix, al que se le ocurrió la idea de crear su tienda en un viaje por Italia. "Me quedé fascinado con la moda, allí todo es diferente, y volví con las ideas muy claras, quería dedicarme a eso". El principal problema que encontró fue la dificultad de abrir un establecimiento en el centro. "Tuvimos claro desde el principio que aquí es imposible alquilar un local para montar una tienda, con el dinero que tenemos es imposible, además, creemos en internet como un medio de futuro, entre otras cosas porque yo hago ya casi todas mis compras en internet".

En cuanto a los artículos que ofrecen, comenta que venden camisetas "exclusivas, diferentes, que rompen con lo convencional". Con las ayudas no han tenido demasiada suerte, ya que intentaron acogerse al programa Jóvenes Emprendedores que ofrece la Junta Andalucía, pero no obtuvieron nada. "Ponen muchas pegas, nosotros ya habíamos comenzado a contactar con algunos enlaces y nos negaron las ayudas alegando que debíamos partir de cero para recibirla".

Javier Rey tampoco ha recibido ningún tipo de subvención por parte de ninguna administración pública para realizar sus proyectos. "Estaba seguro de que iba a salir bien el proyecto que me ofrecían y, con la ayuda de mis padres y de un amigo, he logrado ponerlo en marcha y por ahora las cosas ruedan". Javi vende productos de limpieza a empresas de toda la ciudad. "Ofrezco productos biodegradables y que cumplen con las normas de la Unión Europea". Afirma que en Cádiz no hay espíritu emprendedor. "El problema de la gente es que no tiene iniciativa, van a los seguro, son muy conformistas, y prefieren un sueldo de 900 euros en cualquier multinacional que arriesgarse, y creo que Cádiz tiene mucho para explotar".

Otro caso de jóvenes con negocios se da en la calle Ciudad de Santander, donde los hermanos Otero, Estefanía e Iván, regentan una tienda de equipamiento deportivo. "La montamos ante la insistencia de nuestros padres por la dificultad de encontrar un trabajo fijo de garantías. Recibimos una ayuda anual de 3000 euros de Fomento y hasta ahora la verdad que nos ha ido muy bien y estamos muy contentos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios