Diseñando la nueva Semana Santa

  • El Consejo de Hermandades trabaja ya en la configuración de los horarios e itinerarios de 2009, que plantea muchas dudas y dificultades debido a los cambios previstos por varias cofradías

Comentarios 1

La próxima Semana Santa va a traer importantes cambios en su puesta en escena; es decir, en sus horarios e itinerarios, que a priori van a presentar grandes diferencias con respecto a lo que ha venido siendo habitual en estos últimos tiempos. Tal es así, que la inversión del sentido de la carrera oficial ha pasado casi a un plano secundario para el Consejo de Hermandades, que ya está plenamente inmerso en configurar el orden de paso de las cofradías desde el Domingo de Ramos hasta el Viernes Santo de 2009.

Varias son las jornadas que están especialmente reseñadas en los programas de la permanente del Consejo. Así, en principio son susceptibles de cambios el Domingo de Ramos, Martes Santo, Miércoles Santo y Madrugada. El caso del Domingo de Ramos es más evidente y conocido desde hace semanas, pero al mismo tiempo puede resultar el más problemático. La entrada en el día de la cofradía del Despojado y la experiencia piloto realizada este año, en el que la carrera oficial se recorrió al contrario de lo habitual, marcan un futuro poco claro sobre el primero de los días de la Semana Santa.

Los análisis más simples desvelan que la incorporación del Despojado implica su paso como segunda cofradía del día por carrera oficial, para lo que habrá que reunir a las cinco hermandades y alcanzar los oportunos acuerdos, toda vez que parece evidente que la nueva hermandad salesiana será bien recibida por las otras cuatro corporaciones del Domingo de Ramos.

Pero los cálculos que manejan en la permanente del Consejo van más allá. Si finalmente entra en el día el Despojado, el Domingo de Ramos tendrá que cambiar el sentido de la carrera oficial. Es decir, que para que el Despojado salga el Domingo de Ramos y Borriquita mantenga su primera posición de entrada en carrera oficial ésta debe invertir su itinerario.

Por tanto, la permanente deberá ahora convencer a los hermanos mayores de las mejoras de este cambio de sentido (que parece ser que no convenció en la prueba piloto realizada este año) o tendrá que hilar fino para alcanzar una solución consensuada respecto al Domingo de Ramos.

Otro día que plantea un serio problema para el Consejo de Hermandades es el Miércoles Santo, una vez confirmado el traslado de la cofradía de Las Aguas a San Felipe Neri en Extramuros. En este caso, la duda principal es la del lugar de salida que decida la corporación, que aún no lo ha dado a conocer. La opción de hacerlo desde la iglesia de Santa María parece haberse descartado, al igual que Santa Cruz, por lo que las posibilidades se reducirían a la Catedral o al colegio de San Felipe Neri.

En caso de ser esta última la opción elegida por los cofrades de Las Aguas, en el Consejo estiman que la hermandad podría cambiar su día de salida, debido a los numerosos problemas que podría encontrar de horarios en un día laborable (por la amplitud de recorrido desde Puertatierra hasta la carrera oficial).

Precisamente, el cambio de día de salida es algo que en la permanente están planteando formalmente a las hermandades, una vez conocido pronunciamientos favorables a ello (como el del hermano mayor de Sanidad, José Ramón Zamora). Por este motivo, en las primeras tomas de contacto con las cofradías de cada día que se están produciendo estos días en el Consejo ya se está planteando esta posibilidad, ya que en la permanente aseguran que no es solo una hermandad la que ha planteado la posibilidad de cambiar de día.

Otra jornada afectada, aunque en menor medida, sería la del Martes Santo, después de que el Caído traslade de forma temporal su sede canónica a la iglesia de San Francisco, algo que está ya prácticamente confirmado. En este caso, se entiende que los problemas derivados son menores, aunque al mismo tiempo se cree que sería mucho más beneficioso para las cuatro cofradías invertir el sentido de la carrera oficial.

Cada una de estas modificaciones supondría una alteración grave de la jornada, que habría que volver a reestructurar. Por ello, el Consejo confía en que en los próximos meses las hermandades apuesten por el entendimiento, planteen posiciones abiertas en busca de soluciones y, en un consenso general, se logre conformar la Semana Santa de 2009, en la que ya trabajan desde la calle Cobos y cuyos itinerarios y horarios van a variar notablemente con respecto a los actuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios