Dos de los detenidos en Cruz Verde denunciarán a la Policía Local

  • Culpan a los agentes de proceder irregularmente en la detención y de golpearles. Ellos se enfrentan a una pena de un año de cárcel por agredir a los policías

Comentarios 86

Dos de los tres jóvenes detenidos durante la madrugada del pasado lunes en los alrededores de la plaza Cruz Verde tras el altercado con varios agentes locales van a denunciar en los próximos días a la Policía Local gaditana. Entienden que los policías podrían haber cometido "irregularidades durante su intervención, recibimos insultos y varios golpes con las porras", asegura Joaquín Bustamante, educador social de 28 años de edad y uno de los tres detenidos. Según la versión municipal, las detenciones se produjeron por "agresión a agentes locales y a personal del servicio municipal de limpieza".

Según relata Bustamante y Anxo Bastida, psicólogo clínico de 28 años y también detenido por la Policía Local, la noche del pasado domingo se encontraban junto a unos amigos en la plaza de la Cruz Verde "decidiendo dónde ir, pues hacía media hora que habían cerrado los bares de esa zona. En total habría unas 40 personas en distintos grupos charlando tranquilamente", relata Bustamante. De repente, "vimos que por la calle Cardoso venían unos diez agentes locales con los cascos puestos y las porras en las manos. Avanzaban hacia nosotros dando porrazos; algunos retrocedimos por María Arteaga", como es el caso de Joaquín Bustamante, "y otros nos dirigimos hacia los policías con los brazos en alto para decirles que no era necesario dar golpes", asegura Anxo, "y ese fue nuestro error, intentar dialogar con policías que venían embriagados de violencia".

Joaquín, que se había alejado unos metros, comenzó a grabar con su móvil "los golpes que los locales comenzaron a repartir a todos los que intentaron hablar con ellos. Uno me vio y me quitó el móvil, y entre varios comenzaron a darme un montón de golpes. Yo me protegía la cabeza con mi brazo derecho que, como consecuencia, me lesioné".

Anxo fue detenido en ese momento, "le dije a un policía local que dejara de pegarme y me dijo: pues ahora te vienes con nosotros. Me pusieron contra la pared, me esposaron por detrás y cuando me senté en el coche policial un agente seguía golpeándome desde fuera del vehículo. Después me llevaron a Comisaría".

Por su parte, Joaquín asegura que "tras recibir los golpes por grabar en vídeo, mi novia me llevó al centro de salud de El Olivillo para solicitar asistencia médica y un parte de lesiones. Otras diez personas que habían recibido golpes también estaban allí". Sin embargo, "después de un buen rato llegaron los mismos agentes que nos había golpeado en Cruz Verde, me identificaron por haber grabado lo que había sucedido y me llevaron a Comisaría; allí me devolvieron el móvil sin el vídeo que había hecho". Según fuentes municipales, la Policía Local "acudió al Olivillo a requerimiento de un facultativo de guardia porque, al parecer, estaban increpando a los pacientes y alterando el orden".

Los agentes locales "nos metieron en el calabozo con las esposas puestas por detrás y, sobre las siete y media de la mañana, nos llevaron al hospital Puerta del Mar para realizar por fin el parte de lesiones, un trámite que tenía que haberse hecho antes de ir a Comisaría", asegura Joaquín. El informe, según los dos detenidos, reconoce multicontusión en Anxo y lesiones en el brazo de Joaquín.

Ya en los Juzgados de San José, y tras un juicio rápido, "nos propusieron que si aceptábamos los cargos nos rebajarían la pena de prisión de un año a ocho meses, una condena que no cumpliríamos porque no tenemos antecedentes. Aun así, no lo vamos a aceptar e iremos a juicio el 21 de abril. El tercer detenido, al que no conocemos, ha aceptado reconocer los cargos". Según la Policía Local, "mientras que los agentes procedían a denunciar y solicitar la retirada de un mostrador ilegal que tenía la música muy alta en los Callejones, un joven que se encontraba en la zona lanzó una botella a un agente local. Por otro lado, y también en una calle próxima, dos jóvenes lanzaron botellas a personal de limpieza que se encontraba limpiando la calle".

Sin embargo, Bustamante asegura que "ni vimos a nadie tirar botellas ni vimos a nadie del servicio de limpieza". Anxo dice que no pone la mano en el fuego para defender que eso no ocurrió, "pero desde luego ni fuimos nosotros ni quien tiró la botella estaba con nosotros". A Joaquín le acusan de "golpear con una botella a un agente y provocarle contusiones". A Anxo le culpan de "dar un puñetazo a un policía y resistirme al desalojo de Cruz Verde". Asegura que "la Policía Local debe ser ejemplar. Yo quiero que haya policías en las calles para que nos protejan, pero con nosotros se les ha ido la mano. A pesar de todo estoy tranquilo porque sé que el policía que me acusa en el fondo sabe que está mintiendo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios