Crudeza en el diagnóstico de los barrios

  • Una veintena de asociaciones realizan un informe sobre Cerro del Moro, Puntales, Loreto, Guillén Moreno y la Barriada en el que detectan que casi un 13% de la población es analfabeta

Los barrios incluidos en el estudio se encuentran en la zona de los extramuros de la capital. Los barrios incluidos en el estudio se encuentran en la zona de los extramuros de la capital.

Los barrios incluidos en el estudio se encuentran en la zona de los extramuros de la capital. / fito carreto

Comentarios 2

Un 13,09% de las mujeres y un 12,59 de los hombres que residen en las barriadas de La Paz, Cerro del Moro, Puntales y Loreto no saben leer. Según los datos del INE de 2010, en España el índice supera en poco el 2%. La mitad de las féminas no tienen titulación alguna y en el de ellos alcanza el 45,25%. Estos son sólo algunos de los indicadores estadísticos que aparecen en el Documento por la Inclusión Social que ha hecho una veintena de colectivos que trabajan en estas zonas y cuyo borrador se entregó ayer al alcalde, José María González, y a la concejala de Asuntos Sociales, Ana Fernández.

En el documento se hace una radiografía de estas zonas en la que se repiten una serie de patrones que llevan a que gran parte de sus habitantes presenten una situación que coincide con los indicadores de exclusión o en riesgo de ella.

Afirman que las familias dan poca importancia al rendimiento escolar de sus hijos

Los colectivos que han formado parte de este documento consideran "imprescindible" que tanto la Junta de Andalucía como el Ayuntamiento de Cádiz intervengan a través de proyectos integrales. Para ello ofrecen una amplia batería de propuestas concretas con el objetivo de mejorar todos estos índices.

Entre ellos hablan por ejemplo en la cuestión de educación y familia de priorizar acciones para elevar la cualificación educativa de la población a través de programas para la prevención del absentismo, el refuerzo de los programas de apoyo al aprendizaje, la recuperación del centro de adultos como medio para la obtención de la formación básica y medidas al estímulo económico.

El estudio se divide en distintas temáticas, centrándose en el aspecto de la formación, el empleo, la vivienda y el urbanismo y la salud. En el informe también se hace hincapié en que de todos los estudios existentes sobre la zona, no existe ninguno que se lleve a cabo desde una perspectiva de género cuando "la discriminación y la desigualdad entre hombres y mujeres sigue estando muy presente".

Otras de las propuestas van encaminadas a desarrollar actuaciones que favorezcan la eliminación de los prejuicios sociales y la discriminación sufrida "por la etiqueta de pertenencia a una zona con impronta negativa".

En los antecedentes se hace un diagnóstico del que salen parámetros como que en la zona de estudio la diferencia más notable con el conjunto de la ciudad es que el rango de edad de mayores de 65 años es más alto, un 21% del total, que en el resto de la ciudad, donde se alcanza el 17%.

Se constata que en la zona hay un nivel de estudios muy bajo con "un alto índice de analfabetismo" y eso incide en muchos aspectos, entre ellos en una menor capacidad de acceso a las nuevas tecnologías, por lo que se produce la llamada "brecha digital".

Hay un aspecto demoledor en el estudio y es que se refleja que los centros educativos de la zona constatan "la muy baja importancia" que le asigna la familia a la educación y al rendimiento escolar de sus hijos. Esto lleva parejo otras situaciones como el alto nivel del absentismo y también de fracaso escolar que "está condicionando gravemente el futuro de las jóvenes generaciones de la zona". Al final todo redunda en una mayor dificultad para acceder al empleo. También se refieren en este apartado "a la desestructuración familiar y altos niveles de hacinamiento que están presentes entre muchas familias de la zona".

En lo que se refiere a la formación y el empleo se habla de "familias con graves problemas y escasos recursos, incluso algunas carecen de ingreso alguno, siendo el desempleo y la pobreza la problemática común". Así se afirma que son barriadas deprimidas "en una ciudad empobrecida con graves problemas de inclusión social, con poco dinamismo económico y social". Entre las propuestas apuestan por el desarrollo de la economía social, "que tiene en cuenta a las personas, el medio ambiente y el desarrollo sostenible".

La veintena de colectivos afirma que habría que realizar un trabajo en red real con las entidades de la zona y el Ayuntamiento coordinando Empleo y la Seguridad Social. Para ello se pide que se elimine el trabajo asistencialista "que hace a la persona dependiente de las ayudas y sin iniciativa". También se ha ce hincapié en que se desarrolle una formación profesional a la carta basada en las necesidades reales demandadas por la localidad.

En el diagnóstico de la vivienda y urbanismo se refleja que estos barrios tienen una falta de cohesión con el resto de la ciudad y recuerdan que en ello tuvo mucha influencia la separación física que tuvo durante mucho tiempo la vía del tren. En este sentido se asegura que continúa una percepción de segregación por parte de la ciudad.

También se afirma en el informe que no se han mezclado diferentes ramas de la actividad laboral en la ciudad, ya que las viviendas "se destinaban a población de una determinada clase social".

Entre los problemas que tienen son numerosas situaciones de hacinamiento y convivencia forzada por cuestiones económicas, con familias que regresan al hogar de sus padres y madres al no tener capacidad para sostener un alquiler.

El documento ha sido elaborado por Cardjin, Patas Arriba, APDHA, Fundación Manuel María Vicuña, Alendoy, Bufan, Asociación Nivel, Bahía Gaditana de Educación, AVV Bahía Gaditana, 5 de Abril, AVV Loreto, AVV Cerro del Moro, AVV de Puntales, Amigas al Sur, técnicos de la delegación de Asuntos Sociales, CEIP Adolfo de Castro. IES Rafael Alberti, IES San Severiano, CP Viento de Levante, Procasa y Ayuntamiento de Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios