Condenados a dos años de cárcel el médico y el trabajador de un laboratorio que falsificaron recetas

  • Según indicó la Fiscalía, ambos acusados aceptaron una pena de tres meses de prisión por un delito de estafa y otra de un año y nueve meses por un delito de falsedad en documento oficial.

Un médico que ejercía como jefe de servicio de Urología en el Hospital Puerta del Mar y un representante de un laboratorio farmacéutico llegaron a un acuerdo de conformidad de dos años de prisión con la Fiscalía por delito de estafa y falsedad en documento oficial, tras ser imputados por haber falsificados más de 180 recetas.

Según indicó la Fiscalía, ambos acusados aceptaron una pena de tres meses de prisión por un delito de estafa y otra de un año y nueve meses por un delito de falsedad en documento oficial.

Aunque el Ministerio Fiscal pedía en principio una pena de cinco años, la condena fue rebajada al aplicarse los atenuantes de dilaciones y de haber reparado el daño ocasionado al Servicio Andaluz de Salud (SAS), al que abonaron más de 8.000 euros, la misma cantidad que el SAS pagó en recetas.

Los hechos se remontan a 2002, cuando el médico del servicio de Urología (L.F.H.P.) y el representante de un laboratorio farmacéutico (M.G.P.) se pusieron de acuerdo con el fin de que el representante pudiera presentar unos mejores resultados comerciales ante su empresa, que redundaría en mayores percepciones económicas.

Para ello, el médico entregó al trabajador del laboratorio farmacéutico, a cambio de 360 euros, un talonario de recetas oficiales para pensionistas ya firmadas, en las que simulaba haber atendido a determinados pacientes a los que prescribía un medicamento del laboratorio para el que el segundo de los imputados trabajaba.

Según la Fiscalía, algunas de las recetas incluso eran completadas por el trabajador del laboratorio con nombres ficticios, otras incluso se asignaron a pacientes que no habían sido atendidos por el médico y otras cuatro a personas ya fallecidas.

Las recetas fueron presentadas en diferentes farmacias, que dispensaron los medicamentos, siendo pagados por el Servicio Andaluz de Salud (SAS), que abonó en total 8.589 euros. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios