Cirugía Pediátrica tiene nuevo jefe de servicio tras un año en situación crítica

  • Es Luis Alonso Jiménez, procedente del Hospital Materno-Infantil de Las Palmas

El nuevo jefe de servicio de Cirugía Pediátrica llega al Puerta del Mar con la misión de reorganizar el área y poner solución a los graves problemas que esta aqueja desde hace más de un año, con una media de más de 300 niños en lista de espera para ser operados.

Al menos así lo ha reiterado la gerencia del centro desde que el anterior responsable del servicio de Pediátrica dejase el cargo después de 22 años al frente el pasado diciembre de 2007, precisamente por la saturación del servicio y la escasez de personal. Desde entonces la dirección del centro, que reconocía la persistencia de los problemas de Cirugía Pediátrica, daba por respuesta a la crítica situación que sería con el nuevo jefe con el que llegarían las medidas para poner soluciones definitivas.

La plaza de jefe de servicio se convocó el pasado mes de febrero y esta semana ha sido cuando la persona asignada para el cargo, Luis Alonso Jiménez, se ha incorporado al hospital como responsable máximo del área en cuestión.

Natural de Ceuta y con 49 años, Alonso Jiménez procede del Hospital Universitario Materno-Infantil de Las Palmas de Gran Canaria, un centro especializado en el área pediátrica que registra una media anual de 8.000 nacimientos. En dicho centro sanitario realizaba la función de coordinador de Cirugía Neonatal y Patología Urológica Neonatal. Además era miembro de la Unidad de Terapia Fetal. Licenciado en Medicina por la Universidad de Granada, Luis Alonso Jiménez es asimismo director del Grupo de Politrauma Pediátrico de Canarias y Atención Inicial al Trauma Pediátrico (AITP Canarias) y tesorero del Grupo Español de Politrauma Pediátrico.

Al nuevo jefe de servicio le queda ahora un arduo trabajo por delante para restituir al servicio el prestigio y la eficiencia con la que contaba años atrás.

Los problemas de Cirugía Pediátrica del Hospital Universitario Puerta del Mar, aunque comenzaron antes, se hicieron públicos en abril de 2007. Entonces los propios facultativos del área dieron la voz de alarma reclamando, esencialmente, el aumento de la plantilla que se había quedado sólo con cuatro profesionales y, por tanto, con una correspondencia de 56.000 niños por cirujanos, cuando la media andaluza es de 20.000. Esto hizo que hubiese 480 pacientes en lista de espera para someterse a una intervención quirúrgica.

Como medida urgente el centro hospitalario, de un lado, derivó niños al Virgen del Rocío de Sevilla que abrió un quirófano los viernes por la tarde y los sábados por la mañana durante el pasado verano. Asimismo cirujanos pediátricos de otros hospitales andaluces se prestaron a desplazarse a Cádiz para operar.

Unas soluciones parciales que aliviaron la situación de forma temporal dejando la lista de espera reducida a los 200 pacientes. Pero la falta de medidas definitivas y de contratación de facultativos concluyó en una nueva saturación del servicio que llevó al responsable del área Jorge Rodríguez de Alarcón a dejar el cargo. Este se marchaba criticando la falta de soluciones reales por parte de la gerencia y ofreciéndose a volver, como decía en su carta de 'despedida', "siempre y cuando la situación del servicio se reconduzca".

Las últimas protestas de los cirujanos se produjeron el pasado mes de abril cuando recordaban que había niños esperando por más de dos años ser operados y que seguían siendo cuatro facultativos para llevar todo el peso asistencial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios