"La Cirugía Estética ha perdido prestigio porque se vende que todo es muy fácil"

  • La primera liposucción que se hizo en España la realizó el doctor Tapia. Un elevado número de pacientes de dentro y fuera de España han pasado por sus manos en el reconocido Instituto Tapia de Barcelona

Comentarios 3

Admite que sufre una pequeña deformación profesional: se fija en los 'defectos' de la gente. Y no es de extrañar, no en vano Antonio Tapia realizó en 1982 la primera liposucción que se hizo en España.

No le trae a Cádiz ninguna cuestión profesional pero asegura que ha tenido un buen número de pacientes de la provincia que se desplazan a Barcelona para ponerse en sus manos.

Un médico que defiende con seriedad su profesión, que aclara que es la Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, y ataca todo lo que en ella no le gusta. En una entrevista concedida a Diario de Cádiz realizó un repaso a la actualidad de una práctica médica que aún hoy suscita un marcado debate.

-¿Si hubiesen existido los medios técnicos necesarios cree que la Cirugía Estética hubiese existido en otra época o es una necesidad creada por nuestra sociedad ?

-En realidad las raíces de esta especialidad vienen ya del antiguo Egipto, de Grecia… El culto a la belleza ha existido siempre. Operaciones de nariz ya había en el siglo V y antes de Jesucristo se hacían intervenciones en la India.

-En los últimos años ha aumentado la demanda. ¿Es cierto que se ha producido una frivolización en el uso del bisturí? ¿Se dan situaciones como la de los padres que le regalan a su hija por su cumpleaños por ejemplo...

-Unas prótesis de mama. No se operan menores en España; para firmar un consentimiento informado tienes que tener 18 años. Ni concebimos operar a una chica de 15. He operado a algunas, tal vez diez de más de 25.000 intervenciones en mi carrera, pero por problemas concretos y psiquiátricos.

-Pero hay quien entiende que la barrera debe estar más allá de la mayoría de edad...

-Precisamente aquí en Andalucía se dijo que se iba a crear un test psicológico del grado mental para jóvenes entre los 18 a los 22. A mi esto sin embargo me sorprende porque puedo decidir a los 18 qué quiero hacer con mi país pero no si me puedo operar o no. Nunca operas a nadie sin hacer un estudio personal y cuando ves una línea errática lo orientas a un especialista en este tipo de trastorno en cuanto a lo belleza, que es lo que se conoce como dismorfofobias, la persona que le hagas lo que le hagas se ve mal. Das vueltas al tema hasta que descubres por qué quiere operarse y si existe realmente el defecto. Hay personas que verdaderamente te vienen con un sufrimiento, es la palabra. Lo que quieren es ver salida a su problema ahora o en el futuro.

-¿Cuál es el problema más común que se les plantea a esas jóvenes?

-Es el más simple del mundo. Se comparan con sus amigas y ven que no tienen pechos. Es el tema del que se habla en esas edades críticas. La gente desconoce mucho qué es lo que ocurre en realidad y eso es lo que a mí me irrita cuando se analiza algo que es pura medicina y cirugía que no es más que colocar la pieza que falta en un puzzle para que quede completo.

-Los límites que usted plantea antes de operar a una persona son cuestión de ética personal. ¿Cree que esa ética es extensiva a toda la profesión?

-Tengo que pensar que sí.

-Pero como usted ha señalado en alguna ocasión algunos profesionales 'venden' el tema como algo fácil y sin riesgos. Sin embargo, al fin y al cabo, se trata de una intervención quirúrgica.

-Exactamente. En esto es en lo que no puedes engañar a la gente y en lo que se le engaña. Sobre todo lo que me pone de los nervios es cuando se vende que esto no es nada, no pasa nada; te opero hoy y mañana estás en casa. La liposucción es la técnica quirúrgica en Cirugía Plástica que más complicaciones tiene, también de accidentes mortales. No te puedes ir a tu casa como si no te hubiesen hecho nada. La pérdida de prestigio que tiene hoy la especialidad es por venderlo todo tan fácil, y no es cierto. Por otro lado es verdad que en el tema de la anestesia, que es lo que más suele preocupar, hay un 0,08 por 10.000 de posibilidades de un accidente médico. Te juegas más la vida cogiendo cada día el coche.

-Aprovechando el término 'estética' han nacido una serie de prácticas paralelas a la cirugía que usted ha criticado duramente.

-Ha aparecido un fenómeno social nuevo que es el especialista en estética pura. Pero esta sólo está incluida y reconocida dentro de una especialidad que es Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, lo demás, no existe legalmente. Se hace una 'paramedicina' de tratamientos no quirúrgicos en los que interviene la medicina general con nombre de estética. Desengañémonos, la cosmetología, como la llama mucha gente, representa dinero y ahí vale todo. Además en España nos estamos chuleando de que somos los que más operamos con 400.000 intervenciones anuales. Le habrán puesto un cero más porque es inviable. Luego se utilizan estas cifras con toda la razón para discutir la realidad de esta especialidad en cuanto a si es abusar del individuo.

- En la actualidad, ¿cuál es el perfil de la persona que utiliza la cirugía para modificar su cuerpo?

-Antes era gente con nivel económico alto o relacionadas con el cine, el teatro o el cabaret. Ahora, desde la dependienta de la zapatería a la hija de la marquesa; se opera todo el mundo.

-Desde aquella su primera liposucción ¿cómo ha evolucionado la profesión?

- Antes yo hacía caras y manos por accidentes pero a penas se hacían operaciones por estética; se limitaba a cirugía de nariz, alguna cosa de lifting y reducción de mamas y barrigas. El boom fueron primero las prótesis de mama y luego la liposucción. Luego se ha producido una enorme evolución técnica. Hoy se busca minimizar los signos de la operación, que no se note, que sean leves modificaciones. Nada de narices respingonas todas iguales, de pechos desmesurados o caras estiradas que parecen acartonadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios