Las Cigarreras sin cigarreras

  • La cofradía del Miércoles Santo también 'sufre' la marcha de la tabaquera "Hay que afrontarlo y seguir luchando", dice José Manuel Gomila

Comentarios 3

El languidecer de la fábrica de tabacos está llegando a su fin. La negativa noticia de que la empresa tabaquera iba a cerrar la planta gaditana poniendo fin así a más de un cuarto de milenio de relación de Cádiz con el tabaco se cumplirá finalmente este mes de abril. Y entre sus muchos efectos colaterales, la cofradía de Cigarreras se encuentra en la amplia nómina de damnificados.

La corporación del Miércoles Santo ya ha sufrido los planes de cierre de Altadis en la ciudad. El hermano mayor, José Manuel Gomila, explica que varios son los asuntos en los que ya han notado (y ya llevan meses notando) la marcha de la planta de tabaco.

El primer aspecto está relacionado con los hermanos y hermanas que procedían de la fábrica. Hasta ahora, a los trabajadores que pertenecían a la hermandad se les descontaba la cuota anual directamente de la nómina. Al marcharse Altadis y poner fin a la relación laboral con sus empleados, las cuotas de la cofradía han empezado a no pagarse, siendo notable el número de bajas que ha padecido y que prevé que sigan llegando a la hermandad.

Otro aspecto que destaca Gomila es el almacenaje de los pasos. Hasta ahora, era en las instalaciones de la fábrica de tabacos donde la cofradía mantenía durante el año sus pasos procesionales, y también el lugar donde las cuadrillas realizaban sus ensayos de cara a Semana Santa. Debido al cierre de la planta de la Zona Franca -y anteriormente, a la cesión al Ayuntamiento de los antiguos depósitos de Loreto- la cofradía ha tenido que sacar de allí los pasos, teniendo que buscar nuevos locales y espacios donde almacenarlos durante el año (con el aumento de los costes que eso tendrá para la hermandad en concepto de alquileres).

Y en último lugar, Gomila también hace referencia a la enorme colaboración que la Fundación Altadis ha prestado a la cofradía en una época pretérita. Entre los casos más recientes, cita el hermano mayor la adquisición de la nueva candelería del paso de palio o la restauración de la túnica bordada del Señor de la Salud.

"Ya prácticamente no queda relación con la tabaquera", lamenta Gomila, que bromea diciendo que "los ingleses ya no quieren saber nada de cofradías ni nada de eso". Así, aunque el cierre oficial de Altadis en Cádiz se producirá a finales de abril, "ya se ha acabado todo" para la cofradía de Cigarreras, que inicia ahora una nueva etapa sin vinculación alguna con el tabaco. "Viene una nueva realidad. Y habrá que afrontarla y seguir luchando, que para eso estamos aquí", afirma al respecto José Manuel Gomila.

Curiosamente, esa nueva etapa coincide con el estreno de casa de hermandad, que tiene ahora Cigarreras en la calle Sopranis y a cuya adaptación y adaptación ha destinado importantes recursos; y también curiosamente llega después de que la corporación del Miércoles Santo cumpliera sus primeros cien años de vida el pasado 2012.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios