transporte marítimo. avería en un barco de la línea con canarias

Cuatro días atrapados en el Puerto de Cádiz

  • Hasta anoche no comenzó Trasmediterránea a gestionar billetes de avión para los pasajeros l Másque indignación entre los 227 pasajeros del 'Albayzin'

Comentarios 1

Más que indignados, muy cabreados con la compañía, desesperados, víctimas de una situación casi kafkiana y en algún momento, hasta "secuestrados". Así se sentían anoche los 227 pasajeros de Trasmediterránea con destino a las Islas Canarias que, al cierre de esta información, permanecían 'atrapados' en la terminal de la compañía en el Puerto de Cádiz desde el pasado lunes. Entre ellos hay algunos niños, mascotas que a bordo deben estar enjauladas y mujeres y hombres que no han podido incorporarse a tiempo a sus trabajos o que han perdido citas médicas o cientos de euros en noches de hotel.

Una imagen del interior del barco, esta tarde. Una imagen del interior del barco, esta tarde.

Una imagen del interior del barco, esta tarde. / cedida

A última hora la compañía informó a este periódico de que ya estaba gestionando billetes para trasladar a los pasajeros a sus destinos en avión. Los 130 vehículos y los enseres, entre los que hay hasta una mudanza completa, serán transportados en el barco, una vez que se repare

Anoche, el Albayzin, un buque mixto -de carga y pasaje-, seguía atracado en una dársena bastante alejada de la puerta de salida del recinto portuario y de la ciudad a causa de una avería -o un conjunto de ellas- que parece irresoluble. La carga fue transbordada el martes al Maestro Sea, pero no así el pasaje, explicaron a este periódico fuentes portuarias. La compañía no tenía ningún otro barco disponible, reconocieron fuentes de Transmediterránea. Había llegado ya averiado y lo primero era salvar la carga. De hecho, el lunes llegó a Cádiz con un importante retraso.

Pasadas las 21:30 horas, fuentes de la compañía todavía barajaban "varias opciones", pese a que ayer mismo habían anunciado que el barco zarparía a las 18:00 horas. Antes sólo hubo avisos por sms de que quedaría definitivamente reparado, pimero en 24 horas y luego en otras 24. Anoche seguía atracado, pero con los vehículos ya a bordo.

"No nos dan explicaciones, cada día nos dicen que al día siguiente y al siguiente, que al otro", se queja Jan Gaspar, un ciudadano checo con residencia en España que viaja con su novia para instalarse en Lanzarote. "Motivos técnicos", es lo único que argumentan, apunta Elena con un deje de cansancio. "Hemos llegado a sentirnos casi secuestrados porque no nos dejaron salir del barco entre las cinco de la tarde del lunes y la mañana del martes", añade Jan.

La compañía ha intentado compensar a los pasajeros de butaca -más de 30 horas de viaje sentados- con el pago de un hotel y a los de los camarotes, con una cantidad en concepto de manutención. "Te aseguro que no es el de un crucero", dice una de las afectadas. "A nosotros nos mandaron ya de noche a un hotel de cuatro estrellas de Chiclana, pero cuando bajé a cenar me dijeron que la reserva no la cubría; no quiero ni hablar del cabreo que tengo", dice otra. "No nos han tenido mucho respeto".

La máxima preocupación de Paul y Sharon, una pareja de londinenses que pretende llegar a Tenerife con su autocaravana, es el alojamiento de su hijo de 17 años. "Nos está esperando allí, pero como es menor de edad no puede reservar habitación en un hotel; le estamos intentando gestionar un camping desde aquí", cuenta el padre.

Mohamed, un español de origen marroquí que trabaja en un hotel en Lanzarote, aguarda al pie de su furgoneta sin explicarse cómo es posible que la compañía no disponga de otro barco para el pasaje, pero sí para la carga. Tampoco entiende que no ofreciesen desde el primer momento el traslado en avión. "La familia y el trabajo me esperan allí", comenta con pena. "Estamos perdiendo mucho".

A bordo de su autocaravana , Samuel cumplimenta una queja. "Estamos muy enfadados porque nadie nos da ninguna solución. Esto es igual que cuando pierdes un vuelo. Tienes unos derechos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios