Tres Caminos, el último gran embudo de la costa

  • Completado el triple acceso a Cádiz, la A-48 y la autovía a Sanlúcar, el nudo de la Bahía es el epicentro de los atascos del verano junto a Algeciras y Costa Ballena

Tres Caminos es más nudo que nunca y parece que tardará en deshacerse. El cruce de carreteras entre la nueva autovía A-48 (Chiclana-Vejer), la CA-33 (Cádiz-San Fernando) y la variante del Barrio Jarana (A-4) se ha convertido en el último gran embudo del tráfico en la provincia. En verano, pero también en las horas punta de circulación de todo el año. El desdoblamiento de la N-340 ha ampliado la capacidad de la principal carretera de la costa gaditana, pero se ha desvelado parcialmente inútil al convertir este cruce del corazón de la Bahía gaditana en una trampa para los conductores, sobre todo para los procedentes de Sevilla.

No ha habido que esperar al mes de julio para ver los primeros colapsos, colas infinitas y unas escenas que se creían superadas. El problema es que no es una circunstancia puntual. El proyecto está aún en fase de redacción, luego llegará la adjudicación del plan de obra, la licitación y finalmente las obras, que podrían acabar en 2011 ó 2012 .

Tráfico tiene otros dos focos calientes en la red provincial: los accesos a las playas de Chipiona por la A-480 a lo largo de casi un kilómetro y medio y el tramo de la N-340 entre Tarifa y Algeciras y el acceso a esta última ciudad, donde las retenciones son habituales. Para paliar la concentración del tráfico, la DGT recurrirá a la colocación de conos durante los fines de semana para ganar un carril a la vía. Además, entre el 15 de julio y el 31 de agosto habrá a diario un carril adicional en el acceso a Algeciras, de 7.00 a 13.00 y de 17.00 a 22.00 horas.

Respecto al acceso a la capital por el puente José León de Carranza, también durante años varios conos habilitaron una tercera vía. Pero el pasado 20 de julio, en plena temporada veraniega, el Ministerio de Fomento puso en marcha un carril reversible en el puente Carranza, por lo que será este verano cuando los turistas comprueben la efectividad de esta mayor capacidad en el puente. También se notará la mejoría respecto al pasado verano en la antigua N-443 (actual CA-35) con la triplicación desde el pasado mes de febrero del tramo que une la autopista hacia Sevilla con el nudo del Río San Pedro, en Puerto Real. El acceso pasó de tener dos carriles -uno por sentido- a seis para las dos direcciones, ofreciendo así capacidad para unos 60.000 vehículos diarios.

Éste será, sin duda, el mayor respiro en la red provincial de carreteras, que también ha ganado mucha fluidez con la nueva Ronda Oeste de Jerez, que conecta mucho más rápidamente la N-IV y la autopista con la Costa Noroeste. Costa Ballena y las playas de Sanlúcar y Chipiona están mucho más cerca del turismo andaluz y español con la nueva autovía A-480, pero aún faltan por resolver los accesos finales a las localidades y al litoral, como es la variante de Sanlúcar, que prevé ponerse en servicio este verano, o el arreglo del Camino de Munive, uno de los puntos más problemáticos en la actualidad. Lo mismo ocurre en la carretera de El Puerto a Rota, que registra sólo retenciones en las horas punta por la ampliación de las obras en el puente de conexión de la A-491 y la N-IV (a la altura del centro comercial El Paseo).

En cambio el tercer puente chiclanero sobre el río Iro se inaugura mañana mismo para aliviar el paso hacia la Barrosa. También, aunque un poco más tarde, probablemente en julio, culminará la mejora del firme de la A-372 entre Arcos y Ronda (por Grazalema), que aunque no soporta un tráfico muy elevado, sí registra complicaciones en puentes y festivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios