martín vila. concejal de movilidad

"Cádiz lleva años anclada en un modelo que debe cambiar"

  • El equipo de gobierno apuesta por ampliar "los beneficios de la peatonalización" a otras zonas y por 'construir' una ciudad "que priorice el peatón sobre el vehículo privado"

Comentarios 15

Primero fue la Plaza de España y Argüelles. Y hoy le toca el turno a varios circuitos del interior del casco histórico, que hasta el 6 de enero serán peatonales. El equipo de gobierno apuesta por un nuevo modelo de Movilidad Urbana.

-¿Es posible otra ciudad distinta a la que conocemos hoy en materia de Movilidad?

-No solamente es posible, sino también necesario. Esta ciudad goza de características de sobra para una movilidad mucho más sostenible que priorice el peatón frente al vehículo privado. Y ya están más que comprobados los beneficios de este modelo, las ciudades que han mejorado sus zonas peatonales y han calmado el tráfico han visto mejoras en muchos sentidos. El ejemplo más reciente que hemos conocido es el de Pontevedra, que incluso ha conseguido dar la vuelta a la tendencia de pérdida de población en su centro histórico.

-El gaditano pensaba que peatonalizar más calles en el casco histórico no era posible. Y parece que estaba equivocado...

-La peatonalización no supone eliminar al cien por cien el tráfico, sino garantizar unos tráficos necesarios, como la carga y descarga, los vehículos de emergencias, los servicios públicos... compatibilizando los usos con el tránsito cómodo de los peatones. Esta ciudad invita a que la mayoría del casco histórico sea peatonal, y lo que hacemos ahora en Navidad es extender esa malla a otras zonas.

-¿Por qué esa apuesta por Argüelles y Plaza de España?

-Vemos en esas dos plazas un potencial enorme, pero que son actualmente unas trincheras que impiden que el flujo comercial y turístico de la zona monumental tenga conexión. Además, nos adelantamos al debate sobre la integración puerto-ciudad, donde la Plaza de España juega un papel fundamental y la vamos a convertir en una gran entrada desde el puerto. Algo similar ocurre también ahora con la Plaza de Sevilla ante la posibilidad de derribar la Aduana.

-¿Por qué se ha descartado peatonalizar estas dos plazas para esta Navidad?

-Son proyectos distintos. Ahora lo que buscamos es liberar esos ramales hacia dentro del casco. En cualquier caso, lo interesante es que al igual que hicimos con Plaza de España y Argüelles, pongamos en marcha estas pruebas piloto que permiten conocer cuál es la idea que se quiere.

-¿Qué va a pasar si después de Navidad se concluye que la peatonalización de esas calles del centro es un éxito?

-Tengo que decir que hasta ahora la ciudadanía ha demostrado altura de miras y concepto de ciudad. Los comerciantes, los taxistas, las asociaciones de consumidores, los vecinos, la Once, Agadi, la empresa que explota el subterráneo de San Antonio, la Zancada y otros colectivos han conocido y apoyan este proceso. Es decir, que desde antes de implantarlo se genera consenso, y eso es muy importante. A partir de ahí, si después de Navidad se considera un acierto tomaremos las medidas oportunas para establecer esta peatonalización de manera permanente.

-¿Y de qué va a depender ese éxito? ¿Cómo se va a medir?

-Controlaremos cómo se ha abastecido el comercio, cómo han ido las ventas, cómo ha sido la afluencia de gente a las calles del centro, analizaremos las incidencias... Contaremos con un cúmulo de datos y de valoraciones que nos permitirá sacar conclusiones.

-¿Se puede ir más allá de lo que está previsto a día de hoy en materia de peatonalización?

-El resto del casco histórico también merece una peatonalización, como la que se va a conseguir ahora en la plaza de Fragela y en la rotonda de Carlos Cano. El Mentidero también se podría mejorar, por ejemplo; de hecho en Navidad se cortará al tráfico la calle Cervantes, lo que nos va a servir para ver cómo podemos mejorar la estancia en esta plaza. Y no sólo en el casco histórico, también extramuros tiene zonas residenciales que merecerían una peatonalización. Como vamos a hacer, en parte, en Fernández Ladreda y Amílcar Barca, o como hemos hecho recientemente en Puntales. Los beneficios de la peatonalización se pueden extender a otras muchas zonas de la ciudad.

-Un contratiempo a este proceso es la pérdida de plazas de aparcamiento.

-Entendemos que la peatonalización siempre reporta beneficios al comercio, el turismo, la hostelería... y también a los vecinos, que nosotros queremos hacer partícipes de este proceso. Ya tenemos previstas dos bolsas disuasorias, y en el proyecto de la Plaza de España, por ejemplo, hemos introducido zonas de carga y descarga exclusivas para vecinos; vamos a buscar también que el aparcamiento que quede en el centro sea destinado exclusivamente a los vecinos. Lo que se busca principalmente, en definitiva, es eliminar ese tráfico de agitación.

-¿Por qué rechazan la construcción de aparcamientos subterráneos?

-No somos reacios a los aparcamientos subterráneos. Supongo que se nos ha puesto esa etiqueta por la situación que nos encontramos nada más llegar al Ayuntamiento, con el aparcamiento que se quería hacer en Plaza de Sevilla. Ese proyecto no obtuvo ofertas en las distintas licitaciones que salieron a concurso, por lo que encargaron su construcción temerariamente a Emasa. Ahí están los informes, que reflejaban que podía poner en riesgo los puestos de trabajo. Por eso decidimos que no había que jugar con Emasa. De hecho, la voluntad es que esa empresa no se dedique en exclusiva a administrar aparcamientos, sino a la movilidad y a la gestión de otras formas de desplazarse, creciendo así incluso su plantilla de trabajadores.

-Sin embargo apuestan por habilitar aparcamientos en solares y superficies, en una ciudad con tanta falta de suelo...

-Es deber que aquellas parcelas en desuso se utilicen para estos fines mientras no se dediquen a otra actividad. Mejor este uso provisional que estar vacías. Así se lo propusimos, por ejemplo, a Zona Franca con el solar de ese futuro hospital que la Junta todavía no confirma si hará o no.

-Otra parte muy importante de la Movilidad es el transporte urbano. ¿Qué va a cambiar con ese pliego que se está ultimando?

-La clave es mejorar las líneas, que ninguna zona de la ciudad quede fuera del transporte público; y mejorar la accesibilidad y las frecuencias de horario; además de renovar una flota que no lo hace desde 2007 y que aspiramos a que en un futuro sea híbrida o eléctrica en su totalidad. Es un proyecto de envergadura en el plano económico, además de un asunto muy importante para la ciudad, por lo que queremos lograr un pliego de consenso con el resto de grupos.

-¿Quedan más pasos que dar en materia de Movilidad en el futuro próximo?

-En este asunto hay que tener en cuenta que un proyecto abre el siguiente. Por ejemplo, con un carril bici en condiciones nos podemos plantear un servicio de alquiler de bicicletas público. Y con una ciudad más peatonalizada se pueden desarrollar otras iniciativas. Cádiz llevaba muchos años anclada en un modelo y ahora tenemos que ir dando pasos para cambiarlo y actualizarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios