El desarrollo de la ciudad

Cádiz, la ciudad de las rebajas

  • La futura Subdelegación del Gobierno también se ve afectada por los recortes: el proyecto, pendiente desde hace más de 15 años, se verá "redimensionado".

Proyecto de la nueva sede de la Subdelegación Proyecto de la nueva sede de la Subdelegación

Proyecto de la nueva sede de la Subdelegación / R.D

Comentarios 3

El complejo de oficinas de la administración del Estado en Cádiz, a levantar en el solar donde en su día estuvo, entre otras, la sede del Gobierno Civil, será "redimensionado", reduciendo la inversión, y con ello previsiblemente el proyecto ya existente, a un coste que esté de acorde "a la actual realidad económica", según reconoció a este diario el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Agustín Muñoz.

De esta forma, este recorte se une a las numerosas rebajas que se están produciendo en los proyectos que las administraciones públicas vienen planteando para Cádiz en los últimos años: desde la Ciudad de la Justicia hasta el Hospital Regional pasando también por la terminal de autobuses e incluso por el fenecido Albergue Juvenil. Todos ellos, tras años de espera, han visto como sus diseños originales, pues contaban con proyectos arquitectónicos elaborados, han ido mermando en amplitud e inversión con el paso del tiempo, aunque la rebaja no haya servido para que, al final, se hayan convertido en una realidad física para la ciudad.

Cádiz se ha convertido en una de las ciudades donde mejor funcionan las 'rebajas' inversoras

En el caso del solar de la Subdelegación, la inversión inicialmente prevista superaba los 22 millones de euros. El diseño del complejo administrativo ya estaba terminado obra de los arquitectos Antonio Cruz y Antonio Ortiz, autores también de la rehabilitación del Baluarte de la Candelaria. El proyecto implicaba levantar dos edificios, con alturas entre seis y ocho plantas, conectados entre sí. Con 19.000 metros cuadrados de superficie útil, la administración central pensaba reubicar allí todas sus dependencias que, en la ciudad, se encuentran desperdigadas en edificios de alquiler, además de la propia sede de la Subdelegación del Gobierno, instalada desde hace diez años de manera provisional en las antiguas dependencias del Banco de España, en la misma plaza de la Constitución.

Además del Gobierno Civil en estos terrenos estuvieron en su día las oficinas de Carreteras y Obras Públicas y los estudios de Radio Juventud. Durante los trabajos de demolición de estos edificios se encontraron restos arqueológicos que motivaron un replanteamiento de la planta subterránea dedicada a estacionamiento en el futuro completo.

Más allá de los recortes presupuestarios de los últimos años, este proyecto se vio afectado por la tragedia del Prestige en las costas gallegas en 2002. En aquel momento el Gobierno desvió fondos de diversos proyectos, entre ellos el gaditano, para financiar los trabajos de limpieza de la costa gallega afectada por el derrame del petróleo que transportaba este buque.

La administración central tiene pendiente la reapertura de la sede de la Tesorería General de la Seguridad Social en la rotonda de los Balbo. El edificio, que data de la década de los cincuenta del pasado siglo, ha sufrido una profunda rehabilitación aunque aún no se ha puesto en servicio. Allí volverán las dependencias de la Tesorería que se encuentran en funcionamiento de manera provisional en el estadio Carranza.

El recorte que sufrirá en su momento el complejo administrativo de la Subdelegación, si es que alguna vez se hace, se une a otros recortes ya emblemáticos en la historia urbanística de Cádiz de las últimas décadas.

Tal vez el más escandaloso de todos es el proyecto del Hospital Regional de Cádiz. El coste estimado era de unos 300 millones de euros, con una superficie de 175.000 metros cuadrados de extensión. El proyecto desechado con la excusa de los recortes presupuestarios ya se había elaborado por parte del equipo de arquitectos. El complejo ponía en uso 740 habitaciones individuales y un centro de maternidad con residencia para las familias. Se pintaron sobre el papel 26 quirófanos y 126 camas para enfermos críticos, además de un evidente refuerzo en materia de docencia e investigación.

De ello hace quince años y aunque fuentes de la Junta reconocen que será muy difícil que se levante un nuevo hospital, la versión oficial es que el proyecto sigue adelante aunque también redimensionado. No se habla aún de por donde llegarán los recortes aunque sí que la inversión no tendrá que ser superior a los 150 millones de euros, la mitad de lo previsto.

Directamente relacionado con este proyecto estaba la nueva sede de la Facultad de Medicina, con un coste superior a los 35 millones de euros. Finalmente, todo ha quedado en actuaciones de mejora en la vieja sede de Fragela, con un coste de poco más de 1 millón de euros.

En cuanto a la Ciudad de la Justicia, que acumula también tres quinquenios de espera, el proyecto presentado en su día, con maqueta virtual incluida, suponía una inversión de 83 millones de euros que fue mermando poco a poco. Tras guardarse en los archivos el diseño redactado para el solar de San Severiano, la Consejería de Justicia maneja ahora la posibilidad de ubicarse en edificios cedidos por el Ayuntamiento en los Depósitos de Tabaco. No hay una inversión anunciada pero se maneja una cifra inicial de unos 15 millones de euros.

De todos estos proyectos rebajados sólo se ha ejecutado la terminal de la estación de autobuses interurbanos en la avenida de Astilleros, aunque nada tenga que ver con el proyecto original y siga sin ponerse en marcha aunque las obras concluyeron hace un año.

Aquí el recorte fue contundente: los 6,5 millones previstos se quedaron en apenas 1,5 millones y de una estación cerrada con capacidad para 16 autobuses se ha pasado a un simple apeadero para 8 vehículos, lo que hace temer que este equipamiento pueda colapsarse en determinadas horas del día.

La Junta también se ahorró todo el dinero previsto para el Albergue Juvenil que se había diseñado en terrenos cedidos por el Ayuntamiento en Puntales. El coste anunciado era de 7 millones de euros, para un edificio de 7.500 metros de superficie y siete plantas de altura. Aquí el ahorro será total pues la administración regional ya ha dejado claro que la capital no va a contar con este equipamiento.

De esta forma, Cádiz se ha convertido en la ciudad donde mejor funcionan las rebajas inversoras de las administraciones públicas. Sólo con las grandes operaciones referidas, el ahorro para las arcas del Estado y de la Junta se elevan a unos 200 millones de euros que no se han recuperado para otras operaciones pendientes en la capital, como podría ser la reactivación de la rehabilitación del parque de viviendas del casco antiguo.

A falta de edificios reales, la historia del urbanismo gaditano de este siglo se ha enriquecido con varios proyectos arquitectónicos fantastas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios