Barbate quiere recuperar el río con proyectos turísticos

  • El Ayuntamiento gestiona con Mora Figueroa un campo de golf y hotel en El Bujar, y un puerto deportivo en la desembocadura

Comentarios 12

La idea se le ocurrió a la familia Mora Figueroa, propietaria del campo de golf de Arcos, y el alcalde de Barbate, el socialista Rafael Quirós, la aceptó encantado. Dicho y hecho. Los Mora y el Ayuntamiento barbateño han constituido una sociedad, Bahía Trafalgar Sociedad Limitada, para sentar las bases al objeto de explotar el río con fines turísticos.

Dos son los grandes proyectos que esta sociedad mixta, en la que el municipio se ha embarcado de la mano de la Empresa Municipal de Suelo y Vivienda de Barbate, ha comenzado a perfilar. A cual más ambicioso. Uno, la creación de lo que se ha venido a denominar como Marinas del Río Barbate, que contempla la construcción de un puerto deportivo en la desembocadura del río Barbate. En principio, se barajan dos fases, una primera, en la que el complejo se dotaría con 380 atraques, ampliable hasta nada menos que los 900 en una segunda fase.

Desde allí, explica el regidor barbateño, "los barquitos podrían ir navegando" hasta el segundo polo de esta ambiciosa operación, un complejo turístico de lujo en la zona conocida como el paraje del Bujar, situada en la margen sur del río Barbate, a caballo entre el pueblo y la Sierra del Retín.

En este complejo, se ubicaría un campo de golf de 18 hoyos, junto a un hotel de cinco estrellas y un centro comercial. El alcalde de Barbate se apresura a dejar claro que, a priori, en este segundo eje de desarrollo turístico del río que diseña la empresa constituida al alimón con Mora Figueroa no se han contemplado viviendas. "Es que no se puede", dice Quirós, sin negar de forma taxativa esa posibilidad, a retomar en caso de que las negociaciones a llevar a cabo con la Junta de Andalucía para lograr la preceptiva luz verde abrieran la puerta al desarrollo residencial.

Quirós es consciente de que la tramitación de ambos proyectos será compleja y larga. De antemano, ya atisba que no habrá excesivos problemas con el proyecto del puerto (que se pretende sea llevado a cabo por la EPPA, Empresa de Puertos Públicos de Andalucía). Sí ve escollos con el macro complejo de lujo, entre otras cosas, porque se precisa un plan especial para los terrenos de El Bujar, no urbanizables y además a falta de determinar exactamente la titularidad de los mismos. Parte de la zona (la superficie de 133.99 hectáreas, si bien serían afectadas sólo 122,38 hectáreas) son Hazas de la Suerte, unos bienes comunales que habría que desafectar para poder desarrollar. Unos proyectos, en cualquier caso, que fía para largo el alcalde: entre cuatro o seis años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios