El Ayuntamiento congela el precio de los autobuses urbanos

  • Tanto el billete unitario como el bonobús y otras tarjetas tendrán el mismo coste en 2018

Un autobús urbano, circulando por la ciudad. Un autobús urbano, circulando por la ciudad.

Un autobús urbano, circulando por la ciudad. / julio gonzález

Comentarios 1

El usuario del transporte público urbano no notará cambio alguno con la entrada del año nuevo. El Ayuntamiento anunció ayer que el precio de los autobuses se mantendrán en 2018 sin variaciones tanto en el billete unitario como en el bonobús y el resto de tarjetas de transporte disponibles. "No repercutimos en el usuario ninguna subida, y soportamos desde el Ayuntamiento el incremento de los costes del servicio para mantener la tarifa del transporte público en la ciudad", anunció el concejal de Transporte, Martín Vila.

Con esta decisión el edil quiso poner de relieve la apuesta política por el uso del transporte público, indicando que los autobuses urbanos "juegan un papel claro y determinante en el cambio de modelo de movilidad hacia un modelo sostenible, y en ese sentido mantener los precios de los billetes y abonos supone seguir haciéndolo competitivo para el ciudadano frente al transporte privado".

El precio del billete de autobús se mantiene intacto (1,10 euros) desde 2013

Será por tanto el quinto año en el que los usuarios de las cinco líneas de autobuses urbanos sigan abonando 1,10 euros por cada billete unitario y 0,70 euros por cada viaje abonado a través del bonobús. Fue en el año 2013 cuando el Ayuntamiento incrementó diez céntimos del precio del billete unitario, en una subida que entonces respondía al plan de ajuste anunciado por el equipo de gobierno del PP hasta el año 2022.

El mantenimiento del precio del transporte público obligará al Ayuntamiento a hacer un mayor esfuerzo en este capítulo, ya que asume ese déficit provocado por el aumento de los costes del servicio. Precisamente, este servicio será objeto en el futuro de un contrato cuyo pliego de condiciones -el primero que se hace para el transporte urbano, gestionado hasta ahora por la empresa Tranvía gracias a sucesivos convenios que viene firmando con el Ayuntamiento desde hace más de un siglo- "va avanzando" en su redacción.

Fruto de ese nuevo contrato, Martín Vila ha destacado que se va a permitir "reordenar los trazados y ajustarlos a los últimos cambios de la ciudad y a los que se están dando, como toda la reordenación del Paseo Marítimo", que impedirá a la línea 7 realizar por allí su trayecto hacia el casco histórico. Además, Vila destacó que ese contrato "va a garantizar una flota accesible y menos contaminante que vaya al máximo en tecnología híbrida y, a su vez, con unas frecuencias que permitirán que todos los puntos de la ciudad tengan servicio de autobús en unas condiciones que harán a este modo de transporte más competitivo en cuanto a lo económico y a los tiempos de desplazamiento respecto al vehículo privado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios