La Audiencia no localiza al hombre al que señaló un soplo

  • La Policía Local grabó la llamada que los investigadores atribuyen al acusado

La Audiencia Provincial no ha localizado al hombre al que un comunicante anónimo señaló como autor del crimen de La Viña en una llamada a la Policía Local que los responsables policiales de la investigación consideraron una maniobra de distracción hecha por el acusado. El señalado iba a ser citado como testigo. Una mujer con la que salía esa persona en 1998 sí fue localizada y citada para ayer pero no compareció.

El juicio a la pareja acusada de matar a su vecina anciana para robarle finalizó ayer con su fase de declaración de testigos. La defensa renunció a varios, entre ellos los policías que acudieron a la vivienda del marroquí señalado por el soplo. Sí pasaron por el estrado dos policías locales: el que atendió la llamada y su jefe, quien se la transmitió a los investigadores.

Ambos explicaron que identificaron inmediatamente a qué persona se refería el comunicante. El jefe dijo que le pasaron la grabación de la llamada al día siguiente a la Policía Nacional pero que antes ya se la pusieron por teléfono. Agregó que no recordaba exactamente si les había transmitido a los investigadores quién creía él que era el marroquí al que se refería el soplo. La llamada fue realizada el 6 de octubre de 1998, cuatro días después del crimen.

Un responsable de la investigación explicó en el juicio que contactaron con el marroquí señalado tres o cuatro días después de la llamada porque fue ese tiempo el que tardaron en averiguar quién podía ser. ¿No se lo indicó la Policía Local?, le preguntaron. "Si a mí me lo hubiesen dicho, inmediatamente hubiésemos ido ese mismo día a la casa de ese señor", respondió. Este policía dijo también que interrogaron a todos los vecinos de la víctima sobre el marroquí. Pero los vecinos han declarado que nadie les preguntó por ningún moro. Otro investigador afirmó que sabían perfectamente a quién se refería el comunicante, que el señalado era conocido de la Policía. No hubo averiguaciones sobre la voz para intentar saber quién hizo la llamada.

La defensa de la pareja acusada del crimen trata de mostrarle al jurado que la investigación rechazó líneas que llevaban a otros sospechosos. Una acusación particular ha incorporado como prueba las contradicciones de un ex vecino de la víctima que cumple condena por robo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios