"Arrupe luchaba por la justicia, sin excluir a nadie"

  • El sacerdote, biógrafo del superior general de los Jesuitas, pronuncia hoy la conferencia titulada "Arrupe, testigo del siglo XX, profeta del siglo XXI"

Comentarios 5

El sacerdote jesuita Pedro Miguel Lamet pronuncia a las ocho de esta tarde, en el salón de actos de Unicaja, en la calle San Francisco, la conferencia titulada "Arrupe, testigo del siglo XX, profeta del siglo XXI", que se incluye en los actos organizados por los religiosos de la diócesis de Cádiz y Ceuta con motivo del centenario del nacimiento del padre Pedro Arrupe (1907-1991), que fue superior general de los Jesuitas.

-¿Cómo resume su biógrafo la personalidad del padre Arrupe ?

-El padre Arrupe era un adelantado de su época, tuvo la valentía de optar por la justicia social como consecuencia de la fe y detrás tiene a 99 mártires, también jesuitas, que han muerto por el mismo motivo, ejerciendo su misión en el tercer mundo. Arrupe se adelantó a las organizaciones no gubernamentales y a la solidaridad internacional y fue un profeta de la esperanza.

-¿Su mensaje sigue por tanto vigente en la sociedad actual?

-Ahora que los medios de comunicación nos meten miedo por la situación económica, por el cambio climático incluso por el tráfico, lo que crea una angustia subconsciente en el ciudadano, es el profeta de la esperanza porque se cree a Dios y a su espíritu de alegría.

-¿Cómo se refleja esa forma de ser en su obra biográfica?

-Arrupe nació en Bilbao en 1910 y como un hombre de fe se movió entre los conflictos del siglo XX, entre ellos los trágicos tiempos de Hiroshima, y supo transformar toda esa energía negativa en positiva, luchando por la justicia, en diálogo con todos, sin excluir a nadie, buscando la verdad en medio de una sociedad plural, sin creerse nadie. Estaba convencido de que ser cristiano es un riesgo de libertad, no estar oprimido por los dogmas o el miedo a pecar, sino vivir el amor evangélico.

-¿No parece que sea esa línea la que marca en la actualidad la jerarquía eclesiástica?

-Yo fui director de la revista "Vida Nueva" durante la transición y siempre apelo a lo que llamé "el taranconismo", el papel que desempeñó el cardenal Tarancón que tanto bien hizo a la reconciliación de los españoles. Ahora a la jerarquía de la Iglesia le falta ese sentido de la realidad, están empeñados con el no cuando el Evangelio es un sí a la buena noticia y no lo contrario, y se han convertido en los "pepitos grillo" de la sociedad. Ya se sabe que no hay ningún partido que se adecue al Evangelio, pero ellos dicen cuáles no y eso es un error , porque unos apuestan por la moral familiar y otros por los emigrantes o por la justicia social. La gente debe elegir, porque el partido de Dios no existe, sino el que en conciencia más se acerque a cada uno.

-¿Qué criterios debe tener presente un cristiano para acudir a las urnas el próximo 9-M?.

-Yo le recomendaría primero rezar algo, luego pensar en los predilectos de Jesús, que son los más pequeños y los más pobres, y recordar las bienaventuranzas, que son los antieslóganes de la sociedad, y también pensar en el amor cristiano, que engloba la defensa de la familia y de los valores tradicionales. En el momento de votar hay que hacerlo por lo que el Espíritu Santo diga al corazón de cada uno, sin obispos, sin Rodríguez Zapatero y sin Rajoy, cada uno delante de Dios.

-Pedro Miguel Lamet (Cádiz, 1941), firmará a partir de las siete y cuarto de esta tarde, en el salón de actos de Unicaja, ejemplares de su libro biográfico del padre Arrupe y también de su reciente obra "El retrato", una novela histórica sobre Jesús.

Asimismo, hasta el viernes, en la sede de la Fundación Municipal de la Mujer, en la plaza del Palillero, permanecerá abierta al público la exposición "La mirada de Arrupe".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios