Andalucía bate récord en trasplantes por tercer año

  • Los equipos de trasplantes andaluces realizaron el año pasado 814 gracias a 395 donantes

  • Puerta del Mar alcanza con 88 intervenciones renales su máximo histórico

José Manuel Aranda, Manuel Alonso, Adelina Díaz, Aquilino Alonso, Manuel Díaz y Domingo Hernández. José Manuel Aranda, Manuel Alonso, Adelina Díaz, Aquilino Alonso, Manuel Díaz  y Domingo Hernández.

José Manuel Aranda, Manuel Alonso, Adelina Díaz, Aquilino Alonso, Manuel Díaz y Domingo Hernández. / josé ángel garcía

Los hospitales andaluces han vuelto a superar sus propias cifras históricas por tercer año consecutivo en el balance anual de trasplantes de órganos y tejidos. Durante 2016 los equipos del SAS realizaron 814 trasplantes, de ellos 27 son niños. Estas cifras revelan un aumento del 7%; en datos absolutos, en 2016 se realizaron 53 trasplantes más que en 2015 en Andalucía. Del total andaluz, el Hospital Virgen del Rocío realizó 212 trasplantes (14 de donante vivo y 11 pediátricos), una cifra ligeramente superior a la registrada en 2015, cuando se contaron 209 (26 de donante vivo y 15 pediátricos).

Pese a estos datos positivos, a fecha de hoy, 741 personas gravemente enfermas permanecen en lista de espera para recibir un órgano que les permita sobrevivir y/o mejorar su calidad de vida de manera notable.

El Hospital Virgen del Rocío tiene en lista de espera a 175 pacientes que ansían un órgano

En Cádiz, el Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz, con 88 trasplantes -cinco de ellos de donante vivo-, ha conseguido el mejor resultado anual de su historia. Asimismo, con respecto a 2015, cuando se registraron 59, ha aumentado en un 49% este tipo de intervenciones.

Además de los trasplantes, en la provincia también ha aumentado el número de donantes, pasando de los 38 de 2015 a los 49 de pasado año: 21 en el Hospital Puerta del Mar, 12 en el de Jerez, ocho en Puerto Real y otros ocho en el Área de Gestión Sanitaria del Campo de Gibraltar. La de 2016 es la mayor cifra de donantes desde 2010.

El coordinador de trasplantes, Manuel Alonso, recordó ayer, al presentar estos datos, que el aumento de las indicaciones médicas que observan al trasplante como la mejor opción ante severos problemas de salud conlleva el incremento permanente de pacientes en lista de espera. "Pese a los buenos resultados, todos los años fallecen enfermos en lista de espera", recordó el coordinador de trasplantes.

La actividad de los equipos de trasplantes es posible gracias a las 395 donaciones que se registraron en Andalucía durante el año pasado, 72 más que en 2015. Estas cifras colocan a Andalucía (47,1 donantes por millón) cuatro puntos por encima de la tasa española (43,4). El consejero de Salud, Aquilino Alonso, recordó ayer que en 1991, cuando comenzó a funcionar la Coordinación Autonómica de Trasplantes, la tasa andaluza era de 13,4.

"El récord de trasplantes es posible gracias a la generosidad de los andaluces. El aumento de la tasa desde que comenzó a funcionar la Coordinación Autonómica de Trasplantes no se debe a que los andaluces no eran solidarios antes, cuando la tasa era del 13,4, sino que ahora están más informados", comentó ayer el titular andaluz de Salud.

El 86% de las familias andaluzas dicen sí a la donación de órganos, una aceptación que permite salvar la vida de enfermos terminales que ansían un órgano. La media estatal es del 84%. El objetivo de los coordinadores de trasplantes es lograr que el 100% de las familias digan sí a la donación en un momento tan terrible como es la pérdida de un ser querido.

Durante la presentación de los resultados, el consejero de Salud reseñó el primer trasplante renal realizado en Andalucía con incompatibilidad sanguínea entre donante y receptor. La donante es Adelina Díaz, una malagueña que cedió en septiembre de 2016 un riñón a su hermano Manuel, que se encontraba muy afectado por una enfermedad genética. Esta intervención, que se realizó con éxito en el Regional de Málaga, requiere de un equipo muy entrenado en tratamientos de inmunosupresión y de un equipo de Hematología muy especializado. "Los riesgos de rechazo son muy altos, aunque una vez superados, el grado de supervivencia del receptor y del injerto es similar al de los trasplantes con compatibilidad sanguínea", explicó ayer el doctor Domingo Hernández, director de la Unidad de Gestión Clínica de Nefrología en el Regional de Málaga. Tras el éxito de esta primera intervención, el trasplante renal de donante vivo con grupo incompatible se perfila como una opción más para hacer frente a las listas de espera. La primera alternativa es la donación de un ser querido cercano que cede un riñón al enfermo; y si es incompatible se cruza la pareja con otras en el ámbito estatal. Cuando la demora es excesiva, los médicos pueden barajar el trasplante pese a la incompatibilidad sanguínea, aunque el riesgo de complicaciones es elevado para el receptor.

Otra de las alternativas en auge es la donación en asistolia o a corazón parado, una modalidad que requiere la estrecha colaboración de agentes de las fuerzas de seguridad, equipos de trasplantes, jueces y médicos forenses. El tiempo corren en contra ya que los órganos son válidos durante un tiempo limitado desde la extracción al trasplante. Durante 2016 en Andalucía se registraron 111 donantes en asistolia, que permitieron 195 trasplantes. Mientras que el crecimiento de asistolia en España ha sido del 57%; en Andalucía esta cifra alcanza el 76% en el último año. Esta modalidad comenzó a funcionar en Andalucía en 2010, en la búsqueda de nuevas alternativas para los enfermos que necesitan un trasplante. La consejería de Salud recordó ayer que la Organización Nacional de Trasplantes considera la asistolia como la vía más clara de expansión del número de trasplantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios