Algodonales se convierte en un plató con 700 vecinos luchando en la calle

  • La recreación en el pueblo serrano del levantamiento popular cumple cuatro años

Comentarios 3

Algodonales parece estos días un inmenso plató de cine con decorados del genial pintor Francisco de Goya, inmortalizando el levantamiento popular del 2 de Mayo contra los franceses. El municipio serrano es el único de la provincia gaditana donde el bicentenario del alzamiento que dio origen a la Guerra de la Independencia no pasará de largo.

Setecientos vecinos ataviados con vestimentas de labriegos o con uniformes militares al estilo gabacho trasiegan desde ayer y hasta el próximo domingo por todos lados participando en los actos, dramatizaciones, batallas y espectáculos que recrean la lucha que sostuvo este pueblo contra las tropas napoleónicas. De todo dan fe unos 50 kilos de pólvora que alimentan los cañones y trabucos de las peleas entre locales y foráneos.

Es una manera de rendir cuentas con la historia para recuperar del olvido los centenares de víctima locales cayeron a manos del ejército francés en 1810. Y también la manera de Algodonales de planificar un auténtico reclamo turístico para atraer durante cuatro días a visitantes y promocionar sus productos, gastronomía y entorno natural.

La recreación histórica de esta localidad está tejiendo una tupida red de contactos y colaboraciones con otros municipios de la geografía española.  Por ejemplo, la población fortalece lazos con Montellano, Bailén, Ronda, Madrid y Albuera, que celebran también estos festejos. Tanto, que se han creado asociaciones y grupos de voluntarios que comparten los escenarios. La prensa es ajena y en la localidad recala estos días un tropel de medios y televisiones nacionales para inmortalizar a sus convecinos, que se han ganado a pulso haber consolidado este espectáculo, que moviliza a todo el pueblo.

“Somos ya un referente de las celebraciones del 2 de Mayo”, aseguró ayer el alcalde de la localidad, Ángel Acuña, que alabó la movilización popular de esta fiesta, que es seña de identidad de la población. La implicación de grandes y pequeños deja a más de uno atónito: el entusiasmo ha arrastrado a unos 40 vecinos a aprender el difícil arte de la esgrima para protagonizar uno de los actos del programa festivo.  Ayer arrancó la primera de las cuatro jornadas con la recreación de la entrega del bastón de mando al alcalde de 1810, que ha recaído en el ex regidor socialista Santiago Jiménez. La plaza de la Constitución es el eje de todos los acontecimientos y lugar de puestos y tabernas que recrean la sociedad de aquella época. Para hoy está previsto, a las dos de la tarde, un acto denominado escaramuzas. Los platos fuertes son también un asalto al campamento francés, un desfile militar y la bienvenida a las asociaciones invitadas como la de la batalla de Bailén. El programa pasará su ecuador mañana con la batalla más esperada: el ataque y quema del pueblo por los franceses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios