Alarma por el estado de San Juan de Dios

  • La Santa Caridad hace un llamamiento a la ciudadanía ante la urgencia de actuar en su iglesia

Comentarios 8

La hermandad de la Santa Caridad ha levantado la voz alarma por el mal estado de la iglesia de San Juan de Dios y la necesidad cada vez más urgente de acometer actuaciones que permitan mantener el que es uno de los tesoros patrimoniales de la ciudad. Esta corporación ha ido heredando a lo largo de los siglos un gran patrimonio, lo que a su vez genera "grandes problemas" para su conservación, sobre todo teniendo en cuenta que "los recursos flaquean", como explica su actual hermano mayor, Juan Antonio García.

En el listado de necesidades de la iglesia contigua a la Casa Consistorial, adquiere mayor urgencia la intervención en las dos portadas de acceso al templo (la de la plaza de San Juan de Dios y la de la calle San Juan de Dios). En ambos casos, la piedra se está desintegrando, lo que obligó hace unos meses a protegerla mediante unas redes y lo que ha provocado varios requerimientos del Ayuntamiento para su reparación. En este punto, además, no se puede olvidar que San Juan de Dios está dentro del entorno de Bien de Interés Cultural, "por lo que no podemos hacer ninguna chapuza", indica García.

La principal urgencia ahora es rehabilitar las dos portadas, que están perdiendo la piedra

Ya hay dos arquitectos trabajando en el proyecto de rehabilitación de las portadas, además de haber iniciado la hermandad gestiones con la delegación de Cultura de la Junta en busca de asesoramiento sobre las exigencias y trámites que debe cumplir.

Además, se hace urgente también la renovación de toda la instalación eléctrica de la iglesia, para adaptarla a los tiempos actuales y para asegurar el uso y funcionamiento correcto. Tampoco está exenta de problemas la torre de la iglesia, sobre la que en varias ocasiones han tenido incluso que actuar los Bomberos y cuya piedra, al igual que la de las portadas, también presenta un mal estado de conservación que requiere un correcto tratamiento de rehabilitación.

La hermandad está trabajando en todos estos asuntos y realizando las gestiones que están a su alcance. De hecho, Juan Antonio García explica que los hermanos aprobaron en su último cabildo aportar una cuota extraordinaria destinada íntegramente a la conservación del templo. Pero todo ello es insuficiente para hacer frente a todas las actuaciones que se hacen necesarias en la iglesia.

Es por eso por lo que el hermano mayor lanza un llamamiento a la ciudadanía "para que tome conciencia de que se trata de un patrimonio de todos los gaditanos, que hemos heredado a lo largo de la historia y que debemos cuidar entre todos".

La hermandad anuncia que va a lanzar una campaña de compromisarios -sean o no hermanos de la Santa Caridad, incluso "tengan o no creencias religiosas", señala García- para a través de unas cuotas periódicas "salvar este patrimonio" y poder ir acometiendo los distintos capítulos que desde hace años tiene pendiente esta corporación en su sede canónica. Además, recuerda el hermano mayor que los gaditanos y foráneos tienen a su disposición las visitas guiadas a las dependencias de la cofradía, tanto a la iglesia como las salas superiores (incluida la desconocida capilla doméstica, de enorme valor), que los propios hermanos realizan con el objetivo de recaudar donativos para la conservación del edificio. Y luego se cuenta con la colaboración de terceros como el grupo de teatro Candilejas, que esta Navidad ha representado allí el auto mariano La madrina del cielo, de Tirso de Molina, destinando parte de la recaudación a este fin. "Incluso el Belén de este año reproduce la portada de la iglesia porque hemos querido visualizar el problema al público que nos visite", reseña García.

Con todos estos frentes abiertos, confía la Santa Caridad -a la espera de que las administraciones vuelvan a implicarse en la conservación del patrimonio, después de varios años habiendo desaparecido en este sentido- en poder ir acometiendo rehabilitaciones, especialmente las más urgentes. Porque como vaticina su hermano mayor, en caso contrario la iglesia de San Juan de Dios "corre peligro de no poder salvarse".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios