Las Aguas someterá a cabildo su traslado definitivo a Santa Catalina

  • En principio, este cambio no afectará a la salida del próximo Miércoles Santo

Los hermanos de la cofradía de Las Aguas comienzan a ver con más claridad el futuro de la corporación. Dos reuniones en la última semana con el vicario general de la diócesis, Guillermo Domínguez Leonsegui, han bastado para dejar prácticamente cerrado lo que ya era oficiosamente conocido: que el Cristo de Las Aguas y la Virgen de La Luz recibirán culto en la iglesia de Santa Catalina.

Tras las conversaciones mantenidas entre la junta de gobierno y el vicario, el futuro de la cofradía depende ahora de la decisión definitiva que adopten los hermanos. Y para ello, la junta anunciaba en la medianoche de ayer la convocatoria de un "cabildo general extraordinario con carácter de urgencia", que se celebrará el próximo día 20 con un único asunto a tratar: la sede canónica.

La convocatoria se hacía pública después de la reunión mantenida el lunes entre la junta de gobierno de Las Aguas, el vicario general de la diócesis y el párroco de La Palma (a la que está adscrita la iglesia de Santa Catalina), Rafael Fernández Aguilar, en la casa de hermandad de la calle Torre.

El hermano mayor, José María Macías, no quiso ayer revelar lo tratado en esa reunión, si bien informó de que esta decisión no afectará -en principio- a la Semana Santa de 2008, donde "lo normal es que salgamos del Oratorio", aseguraba. En cualquier caso, sería tan solo días después del Miércoles Santo cuando el traslado al templo del barrio de La Viña se hiciera efectiva.

En caso de que el cabildo apruebe el día 20 esta propuesta, la hermandad deberá solicitar ante la autoridad eclesiástica el cambio de sede canónica, lo que significaría un mero trámite, ya que tanto en el Obispado como en el consejo pastoral de la parroquia de La Palma (que se reunió en la tarde de ayer de forma urgente) han dado luz verde al traslado de los titulares de Las Aguas, que sufrirán de esta forma su segundo cambio de sede en la historia de la corporación.

La marcha de la corporación marianista a la iglesia de Santa Catalina de forma definitiva, deberá traer consigo las obras de ampliación de la puerta del templo del barrio de la Viña, para permitir así la salida de los tres pasos el Miércoles Santo. Esta actuación se pretende que sea costeada por el Ayuntamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios